Con peques en Zgz ©2017

La primera, en la frente

Escrito por Rosa.

No hemos hecho más que empezar el cole y para estrenarnos por todo lo alto, ya hemos faltado tres días. Otitis, faringitis, y cuando ya parecía que levantábamos cabeza… la primera, en la frente. ¡Queda inaugurado el mundo de la brecha! Mi hijo pequeño y su primera cuquera “chispas”. Pequeña, pero profunda, como deben ser las cosas buenas en la vida.

Un aspersor de riego en medio de su camino, un bordillo estratégicamente colocado y zas! cuatro puntos de sutura al canto con el consiguiente mal rato del niño, del pobre médico que nos atendió -que sudaba la gota gorda para coser al crío-  y de servidora.

Lo cierto es que al final no fue para tanto. El doctor y las enfermeras fueron muy cariñosos y al minuto de curarle, el crío ya se estaba riendo. No como yo, que creo que aún me duraba el recuerdo de mi experiencia anterior con mi hijo mayor, a quien el médico que le atendió en su primera brecha prefirió coserle sin anestesia. Sí que sin embargo tuvo la feliz idea de envolverle en una sábana cual gusano de seda para inmovilizarle brazos y piernas e impedir que patalease. Cosa que aún así, no impidió….. Menudo numerito! Se agitó más que la niña de El Exorcista.  El pobre niño gritaba “¡¡Mamá, ayudameeee!!!”, y yo, en vez de ayudarle tenía que sujetarle con dos enfermeras más mientras lloraba casi tanto como él.  En fin, que las cosas, si se hacen con cariño y sensibilidad son más fáciles para todos.

Bueno, el caso es que ahora tengo al pequeño con una tirita azul con dibujitos del Rey León, presumiendo de herida, que eso viste mucho en el cole. Y desde hace una semana, ya he escuchado varias veces lo de “cuántos golpes le dará la vida”… Pues espero que pocos, o por lo menos que sean  flojos, como este. Yo, a pesar de ser una niña muy movida, no tuve mi estreno en el mundo de las cicatrices hasta los 12. Hasta entonces los mismo puntos que Remedios Amaya en Eurovisión, pero a partir de esa edad, parece que le cogí el gustillo y fue un no parar… Por suerte, nada grave; parece que soy una tipa dura. A ver si esta tarde lo demuestro cuando vayamos a quitar los puntos. Mi hijo, que es muy machote, seguro que no suelta ni una lágrima. Lo mío aún está por ver…

 

 

 


Rosa Balaguer. Periodista, madre con patas que corre delante y detrás de sus churumbeles. Apasionada de sus hijos, de las cosas bonitas y de la vida en general. Apunta en un cuaderno las “perlas” de sus pequeños filósofos, convencida que algún día será su bestseller. Media naranja de conpequesenzgz

RELATED POST

  1. Marta

    26 septiembre

    Madre mía, yo todavía estoy temblando de cuando me llamaron de la guardería y me dijeron que mi chica mayor había levantado en peso a una de sus amigas, y se cayó encima de ella, haciendo que sus paletas se fueran para atrás… Casi me da algo cuando la fuí a buscar, la llevamos al dentista. Y menos mal que le pudieron enderezar las paletas. Porque aún me decía que se las tendría que quitar… Creo que los primeros golpes y sustos nos dan experiencia para los futuros golpes, pero la preocupación no nos la quita nadie.
    Qué molona la tirita del rey león. Eso suma muchos puntos para las amistades 😉

    • Rosa
      Rosa

      27 septiembre

      Aggggg, Marta!!! Yo me desmayo! Menudo sustazo. El tema dientes me da pavor….
      Debe de ser porque aún me acuerdo de cuando le partí a mi hermana un trozo de pala …con mi pala! Eso sí que fue darnos un buen piñazo.

      Al hijo de unos amigos tuvieron que quitárselas por un golpe como el que cuentas de tu chica y desde entonces era mi obsesión con mi hijo mayor, porque el pobre tenía la manía de caerse sin poner las manos, y semana sí, semana también llevaba una herida en la boca. Cada vez que veía sangre, le hacía el recuento de dientes, a ver si estaban todos. Por suerte, los que le faltan ahora son cosa del Ratón Pérez. 🙂

      • Marta

        29 septiembre

        Jajajaj, la falta de dientes por el Ratón Pérez es lo mejor 😉
        ¿Cómo le fue el quitarle los puntos? Se portó como un campeón? Seguro que sí!

        • Rosa
          Rosa

          29 septiembre

          ¡Se portó como un campeón!

  2. Carlos

    27 septiembre

    Con Elena estuvimos mas tiempo en el hospital infantil que en el cole hasta que cumplió los 6 añitos, todo pasa…

    • Rosa
      Rosa

      27 septiembre

      Pobre Elena… Espero que no le haya quedado muy mal recuerdo. Si es que no ganamos para sustos!! (por suerte, las elegrías son más abundantes!) 🙂

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies