Con peques en Zgz ©2017

El final del verano

 

El final del verano

El final del verano

Escrito por Rosa.

Ya lo cantaba el Dúo Dinámico: el finaaal, del verano, llegó, y tú partirááás…

Es una canción que me recuerda al último capítulo de la mil veces repuesta serie de Verano Azul. Pancho, Javi, Quique, Desi, Bea, Tito y el Piraña llorando a moco tendido porque se acababan las vacaciones. Para ellos no eran el final de las vacaciones. Era el fin del mundo!! Qué drama, madre mía, es recordarlo y se ponen los pelos de punta.

Y es que la nostalgia me pega una pequeña punzada cuando me acuerdo de mis vacaciones de la infancia en el pueblo. Nada más llegar ibas a buscar a las amigas y lo primero que les preguntabas era hasta cuando se quedaban. Aún no habíamos llegado y ya estábamos pensando en no marcharnos. Parecía que estábamos poniendo el cronómetro para disfrutar a tope de los días que teníamos. Libertad total por la calle, marchas bicicleteras, merendolas en el campo, churro va en la plaza del pueblo con toda la chiquillería a la luz de las farolas hasta las once de la noche. Sí, sí, hasta las once!! Menudo despendole…

Mis hijos son pequeños y aún les queda mucho para vivir esas aventurillas, pero hace pocos días vi al mayor despedirse de sus amigos de las vacaciones y reconozco que me puse un poco moñas. Por acordarme de ese sentimiento tan bonito y por darme cuenta de que el verano ya se ha esfumado….

… Plas! Bofetada de realidad. ¡Despierta mamuchi, que se acabó lo bueno! Ya estamos en septiembre, con sus rutinas, sus cuestas y sus puertos de primera. ¡Cuánta subida! ¡Menudo bajón!

Pero no nos pongamos tristes, que hemos recargado las pilas para todo el invierno. Nada de síndrome postvacacional. Eso lo inventó Julia, la de Verano Azul, y yo soy más de Pancho, con su filosofía simple pero práctica de “a otra cosa, mariposa”. Pancho, a quien por cierto ahora veo desde otro prisma. En mis tiempos lo veía tan guapo, tan valiente, tan aguerrido… y hoy lo veo correr detrás del coche de Julia con el cuadro en la mano y pienso “pero criatura de mi vida, dónde vas corriendo con el cuadro en la mano, que te vas a dar una leche, te vas a cargar el cuadro y entonces sí que baja Julia del coche…”.

Debe de ser que ahora lo veo todo con la mirada de mamuchi. Y es que ¡madre, cómo cambia la película!


Rosa Balaguer. Periodista, madre con patas que corre delante y detrás de sus churumbeles. Apasionada de sus hijos, de las cosas bonitas y de la vida en general. Apunta en un cuaderno las “perlas” de sus pequeños filósofos, convencida que algún día será su bestseller. Media naranja de conpequesenzgz

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies