Con peques en Zgz ©2017
READING

Cómo vestirlos de baturros y no morir en el intent...

Cómo vestirlos de baturros y no morir en el intento

Escrito por Rosa.

Casi sin darnos cuenta nos hemos plantado en las fiestas del Pilar. Debo confesar, lo primero de todo, que soy poco pilarista, bueno, poco de fiestas y aglomeraciones en general, aunque desde que tengo hijos las vivo con otra intensidad, con otra ilusión.

Como digo, soy poco de aglomeraciones, así que lo que me pide el cuerpo en estas fechas siempre es … huir de la ciudad. Pero ningún año lo hago. Porque el “baturrismo” me tiene “secuestrada”. Desde que tengo uso de razón (bueno, incluso antes…), llevo pasando en la ofrenda, o por lo menos eso parace según el testimonio gráfico de mi familia. En una foto de la ofrenda aparezco con mi hermana y mi madre, que iba vestida de calle, con un moño de esos cardados al más puro estilo “Cuéntame” y una camisa con unos cuellos que parece salida de la serie de “Los Ropper”. Y es que antes hasta dejaban entrar a adultos vestidos de calle para pasar a los niños de baturros.

Ahora la cosa ha cambiado mucho. No sólo en la organización y en la cantidad de gente que participa, sino también en la manera de vestirse. Recuerdo mis primeros trajes, y es como si sólo hubiese tenido uno. Todos íbamos iguales, uniformados: mantón negro con flores bordadas, delantal con lentejuelas, camisa negra de raso con puntillas blancas… Y los hombres, todos con su faja roja y su cachirulo rojo y negro. Visto ahora en la distancia, me parece ridículo. No parece indumentaria tradicional, sino un disfraz. El vestir tradicional en Aragón se abndonó después de la Guerra Civil, pero fue Franco, quien en su empeño por asignar a cada comunidad un traje regional, convirtió al de baturro en un uniforme con el que representar a Aragón en los certámenes folclóricos. Una idea absurda. Porque la diferencia climatológica y orográfica de nuestros pueblos hizo que, precisamente la característica de nuestro vestir fuese su enorme variedad. Y afortunadamente, eso es lo que hoy vemos en la calle el día de la ofrenda: variedad.

El caso es que entre los 70 y los 80, ahí que íbamos todas (y digo todas porque casi no había hombres que se vistiesen todavía) con nuestros “disfraces” de baturros. Pero bien contentos. Y si no mirad que salada que iba yo con tres añicos.

La cosa ha cambiado, y personalmente para mí también. Ahora voy con mis hijos, más hueca que una gallina, sobre todo cuando conseguimos salir de casa a una hora decente y con cada cosa en su sitio (por poco rato…). Los dos han pasado en la ofrenda desde bien pequeños, ya con cuatro meses. Siempre me ha parecido un día muy bonito, pero desde que voy con mis dos baturricos, me parece emocionante. Aunque para los niños es una paliza, la verdad, pero también es un día especial que viven con ilusión. Después de tanto rato andando con unos ropajes que no son preciamente cómodos, cuando por fin entramos en la plaza del Pilar para dejar las flores, reconozco que me emociono. Es algo que para mí trasciende el sentimiento religioso. Y espero que mis hijos hereden esa misma ilusión.  Por ahora creo que voy por el buen camino porque ellos disfrutan tanto como yo de este día tan especial.

 

 

 

 

 


Rosa Balaguer. Periodista, madre con patas que corre delante y detrás de sus churumbeles. Apasionada de sus hijos, de las cosas bonitas y de la vida en general. Apunta en un cuaderno las “perlas” de sus pequeños filósofos, convencida que algún día será su bestseller. Media naranja de conpequesenzgz

RELATED POST

  1. Monica
    Monica

    5 octubre

    Nosotros nos estrenaremos este año en el arte de vestirse. Pero yo no, sólo al peque. Yo no me visto desde los 14 años… Aunque antes era fija de la ofrenda. Ay esas lentejuelas y los flecos del mantón, que acaban enredados por todas partes, ¡hasta en los pendientes!

  2. Rosa
    Rosa

    6 octubre

    ¡Pues te animo a que retomes la costumbre perdida1 Es una experiencia bonita….aunque poco cómoda, la verdad. Vestir de baturro a un niño de un año e intentar que lo lleve todo colocado en su sitio ya es todo un poema. Más o menos, es como intentar ponerle a un pulpo unas medias de rejilla. Bueno, por suerte aún no me ha tocado vestir a pulpos, pero por ahí debe andar la cosa… 😉

  3. Beatriz

    10 octubre

    Pues yo este año tengo una ilusión tremenda, porque tampoco he vuelto a vestirme (“disfrazarme”) desde los 16-17 años… y me apetece muchísimo hace años, pero no estaba la enconomía muy boyante como para comprar un traje completo :S A mi niño lo he vestido siempre, éste es su 3º año, y, aunque dudo que nos acerquemos a la ofrenda (el año pasado bajamos y casi muero, madremía!!), nos vestiremos los dos. Mi tía me ha hecho un traje precioso (financiado por mi madre, qué dineral!!) y a mi chiquitín lo voy a vestir más acorde a los tiempos jjjjjj, que también lo llevaba disfrazado al pobre. Así que, el día de la ofrenda de frutos nos pasaremos a ver a nuestra Virgencica del Pilar, que habrá menos aglomeración y disfrutaremos más que agobiarnos 😀

  4. Marta

    10 octubre

    Veo que no soy la única que dice disfrazarse, con todo el cariño, eh!! Rosa, me has servido de inspiración para un post. Y la foto de pequeña, creo que tengo miles de ellas con la misma pose, con las mismas plantas. Y los claveles!! Recuerdo que mi tía nos ponía un par de claveles a cada primo en papel albal para llevarlos a la ofrenda.
    Pero desde que pusieron las salidas programadas y demás cosas anti-naturales, no es lo mismo. Ah! y después, los columpios en la Plaza de los Sitios… Siempre tan concurridos!

  5. Rosa
    Rosa

    11 octubre

    Si es que el vestirse de baturra, a ciertas edades, es como retrotaerse a la infancia. Es un día para el recuerdo (además, como nos hacemos tantas fotos!). Desde luego los mejores trajes son los que nos hacen las madres, las tías, las abuelas. Esos ni se compran…ni se venden de segunda mano! Esos quedan para el baúl familiar. Lo malo es que yo sólo tengo chicos!… y no veo yo a mis hijos dentro de unos años con mi mantón y las peinetas en el moño…

    • Monica
      Monica

      11 octubre

      quita quita, que me acuerdo de darme supermadrugones para que mi madre me hiciera el moño… eso sí que es tortura, y luego el pelo todo tirante… con los niños, más fácil 😛

      • Marta

        11 octubre

        Jajajaj, sí, yo también recuerdo las tiranteces del moño!!! Y la cantidad de horquillas que me ponían. Aunque después, no les cogí tanta manía, ya que me sirvió para bailar :p

    • Nerea

      15 octubre

      Y digo yo.. sabeis donde se pueden conseguir patrones de los trajes? Es que nos gustaria hacernos uno a los papis … Como os los hicieron vuestras madres o familiares? Gracias por vuestra ayuda

  6. Rosa
    Rosa

    16 octubre

    Hola Nerea,

    Pues si te digo la verdad, no tengo ni idea de cómo conseguir los patrones ni de cómo nos hizo mi madre los trajes cuando éramos pequeñas…. 🙁
    Pero lo que sí que sé es que en los Centros Cívicos y Casas de Cultura de muchas localidades organizan cursos sobre trajes regionales.
    En Zaragoza, en noviembre, empieza uno interesantísimo organizado por el Museo Provincial de Zaragoza e impartido por Somerondón, grupo de la Universidad de Zaragoza especialista en indumentaria aragonesa. No creo que en el curso den patrones sobre cómo hacer los trajes, pero lo que sí que es seguro es que aprenderás mucho y que podrás coger muchas ideas. El plazo de inscripción al curso está cerrado hace días, pero como empieza en noviembre, igual puedes llamar para ver si ha quedado alguna vacante.
    Suerte con las plazas, porque asistir a este curso seguro que es todo un lujo!
    Aquí te dejo el enlace donde podrás encontrar información:
    http://www.patrimonioculturaldearagon.com/patr/agendas/curso-indumentaria-tradicional-museo-de-zaragoza
    ¡Espero haberte ayudado!

  7. […] podéis aportar vuestra opinión o recuerdo. Las Mamás de Con Peques en Zaragoza han escrito un par de post esta semana, que son muy interesantes. […]

    • Maria

      1 octubre

      Hola! Es la primera vez que voy a vestir a mi niña de baturra, ya que es el primer Pilar que pasamos en Zaragoza, y desconozco si se puede vestir con el traje cualquier dia de los pilares, o tiene que ser el dia del Pilar solamente.

      • Monica
        Monica

        1 octubre

        Hola Maria. La mayoría de la gente que se viste con el traje de baturro lo hace el día del Pilar, el 12, para ir a la ofrenda de flores, es lo más habitual y una cita imperdible si es la primera vez que venís. Pero hay mucha gente y peques que visten también otros días.
        Pásate por nuestra agenda para consultar la programación infantil en esos días, que es mucha y muy variada. https://conpequesenzgz.com/fiestas-del-pilar/ 🙂

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies