Con peques en Zgz ©2017
READING

Consejos, crianza, opiniones y mamás primerizas

Consejos, crianza, opiniones y mamás primerizas

Escrito por Mónica.

Desde que todo tu círculo social se entera de que estás esperando un bebé, los consejos, experiencias ajenas y opiniones que oirás serán 100 veces más numerosas que todos los consejos que hayas recibido en tu vida entera. Ya lo hemos comentado otras veces. Y este círculo social es terriblemente amplio, porque va desde tu madre hasta el señor con el que te cruzas cuando bajas a comprar el pan.

La mayoría de las veces, son bienintencionados, pero a una madre primeriza pueden llegar a agobiarle un poco. Sobre todo porque muchos se contradicen entre sí y otros porque te sientes como si tuvieras 12 años otra vez y no supieras nada de nada. Esta semana leíamos en un artículo que una de las causas de las obsesiones y otros “trastornos” de las primerizas tenían origen en esta presión social y en la infantilización que a veces se da con las nuevas mamás. (artículo completo aquí ) Y es que más que consejos suelen ser juicios de valor.

Reconozco que soy un poco obsesiva con la información, y de la misma forma de que en mis años A.M. (antes de la maternidad), cuando viajaba a algún lado compraba varias guías de viajes sobre el sitio, y leía en internet todo lo que podía sobre el lugar, su historia, datos socioeconómicos y demás, lo mismo me pasó desde que decidí ser madre. He leído todo lo que he podido. Todo.

Fue entonces cuando entre otras cosas, aprendí que había dos grandes corrientes sobre crianza, bastante enfrentadas entre sí, y vi que la mayoría de los consejos que me iban dando para cuando naciera el bebé se articulaban entre una y otra, aunque muchos de los emisores de estas recomendaciones, posiblemente no sabían que eran forofos de métodos tipo estivill o de la crianza natural.

Me gusta informarme, y que me informen, claro. Pero creo también que tengo edad y vida suficiente para discriminar información pertinente de la “desinformación”. Por eso a veces estresan tanto según que comentarios-sentencias.

No recuerdo bien qué opinaba yo antes, porque parece que cuando te embarazas algo te hace click en el cerebro y muchas de tus creencias sobre niños y bebés cambian radicalmente. Pero sí recuerdo que poco a poco me fuí inclinando más por una crianza natural, que al fin y al cabo no es nada nuevo, y que se parece más a los tiempos de nuestras abuelas que al de nuestras madres.

Entre uno de los temas claves y polémicos entre unos tipos de crianza y otros está el colecho. No tenía opinión formada al respecto, y cuando nació mi mini tuve unas ganas irresistibles de dormir con él bien pegadito toda la noche.

Y así estuvimos las noches que estuvimos en el hospital. Y empezaron los “no te lo vas a despegar ya de ahí”.

Caso omiso. Me apetecía, me lo pedía el cuerpo y el corazón. Pero oh, sorpresa, al llegar a casa el mini decidió que él con mamá no dormía. Y así pasaron los meses: en la cama de los papis, juerga y jolgorio, pero nada de dormir. Así que primero minicuna, y cuando ya no cupo, a la cuna.

Consejos sobre crianza

Si os dan mucho la brasa, este body se puede comprar en babybrewing.com

El mini siguió creciendo y una noche que no se dormía de ninguna forma mi marido sugirió “mételo en la cama contigo”. Agotada de media noche en vela con lloros lo hice sin mucha esperanza y voilá, dormido al instante. Tenía 9 meses ya.

Al principio volvió a su cuna los días posteriores, pero poco a poco, empezó a querer pasar parte de noche en mi cama, ya casi cuando iba a ser de día. Y vuelta a oir lo mismo “estás loca, dentro de nada querrá dormir contigo toda la noche y eso es malísimo”, “y qué dice tu marido?”, “donde mejor, en su cuna”.

Para qué dar explicaciones. Para qué molestarse en explicar que lo hago porque quiero, que estoy informada de pros y contras, que soy mayorcita para que me echen la bronca (porque a veces eso parece cuando alguien te quiere convencer de algo). Al final cuando salía el tema noches, depende con quien estuviera, obviaba el tema y listo.

Un poco más adelante, después de una cadena de virus y bacterias varias que desembocaron en una mamitis y mimitis exageradas, y en el propio crecimiento del mini que hacia que estuviera incomodo y demasiado ajustado en su cuna, acabó durmiendo en nuestra cama toda la noche. Desde que lo acostaba. Colecho a partir de los 18 meses. Y oye, yo tan feliz. Y él. Pero vuelta a los comentarios cuando salía el tema. “Así no se acostumbrará a dormir solo” Y yo pensando, “pero si lo acuesto y yo luego me voy a cenar y a hacer otras cosas, él pasa parte de noche solo, en nuestra cama, pero solo”.

Aunque antes de esto también tuve que oir algún comentario de mala madre porque aún teníamos la cuna en la habitación y parecía que iba a ser algo para siempre. :-S

“¿Quieres dormir en tu camita?”. “NO!!!”. “¿Dónde está tu cama?” Y si añadías el “nueva” a la frase te llevaba a su habitación, pero si sólo decías cama, te llevaba a la nuestra. 🙂

“¿Y cuándo lo pasarás a su cama?”. “Cuando él esté preparado”. Alzamiento de cejas…

Pues ya ha pasado. Ya ha querido irse a su propio cuarto. Y yo me siento un poco como si fuera la primera vez que me pide ir al cine con sus amigos. Un poco triste, muy orgullosa.

Una noche, de repente, sin nada que lo presagiara, al irlo a acostar soltó un “No, ahí no”. Y se fue a su habitación. Así de simple. Sin lloros, sin traumas. Con casi 20 meses y medio, seguro que alguien piensa que es ya un abuelillo. Jolines, que tampoco es tan mayor como para querer emanciparlo…

Él necesitó un tiempo dormir con nosotros, a nosotros no nos importaba, al contrario, yo feliz. Fue una decisión personal, aunque parece que todo el mundo va a querer convencerte de lo contrario. Hagas una cosa u otra, alguien te dirá que lo haces mal. También he oído comentarios al contrario a otras madres. “Pero ya lo has llevado a su habitación con 5 mesecitos que tiene?”

A veces parece que todos los padres y madres del mundo hacemos la cosas muy mal. No importa lo que hagas o decidas, siempre habrá alguien que te intentará convencer de lo contrario. Porque a él le funcionó, o porque no le funcionó pero no supo hacerlo distinto a como alguien le aconsejó.

Supongo que algún día volverá a mi cama ocasionalmente, que algún día estará febroso y pedirá mimos durante toda la noche. Pero de momento a mi me ha servido para aprender una vez más que ellos llevan su ritmo, cada niño el suyo, que no valen las reglas estrictas para muchas cosas, y que ha sido bueno no forzar situaciones.

Deberíamos dejar de criticar a los padres y madres recientes, lo hacemos como mejor sabemos, y todos queremos lo mejor para nuestros niños, no hacemos las cosas mal a sabiendas, al contrario.

Así que ahí va mi consejo, que no voy a ser yo menos:

Mami, sigue tu instinto, lo estás haciendo bien. 

 

 


Mónica Anchelergues. Mamá de un pequeño terremoto que vino a mi mundo en 2011, y un bebé, el nuevo, de 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detras de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

  1. ¡Muy bueno el eslogan de la camiseta! Deberían llevarlo en todos los idiomas a ver si todo el entorno se da por aludido.

    • Monica
      Monica

      5 Abril

      y hacer versión camiseta, jersey y gorro para que esté siempre bien visible 🙂 Gracias por comentar!

  2. Johanna Arco

    7 Abril

    Creo que es el mejor consejo que puedes dar,a mi me lo dijo una compañera de mi marido,cuando yo le expresaba mis miedos y dudas,ella me dijo:”pues claro que lo estás haciendo bien,eres su madre”.
    Me vino más bien!!
    Precioso post

    • Monica
      Monica

      7 Abril

      Mil gracias Johanna

  3. Beatriz

    8 Abril

    Imposible estar más de acuerdo. Opinar y aconsejar es gratis, y hay que aguantar de todo…. Y cuando eres primeriza a veces llegas a pensar que siguiendo tus instintos lo estás haciendo todo mal!!! Así que el mejor consejo es ése, símplemente, “sigue tu instinto”, “eres su madre, lo estás haciendo bien” 😀
    Ah, y una buena capa de “resbalín” 😉

    • Monica
      Monica

      8 Abril

      Lo peor que a veces te sientes demasiado vulnerable y dudas, hay que hacer un buen ejercicio de autoconvencimiento. Muchas gracias Beatriz, por comentar 🙂

  4. Marta

    14 Abril

    Es el mejor consejo que se puede dar.

  5. Silvia

    8 Septiembre

    Totalmente de acuerdo contigo y con los demás….a mi me llegó a decir que no hiciera colecho el pediatra jefe del hospital! Pero yo lo tenia superclaro.
    Sobre las corrientes de crianza, yo las clasifico en “apego” y “desapego” y por supuesto me inclino por la primera! De hecho, actitudes hacia los niños que propone el desapego me parecen horrorosas, inhumanas…
    Y lo más cierto de todo es el consejo que alguien sabio nos dió…”sigue tu intuición”,…no falla!

  6. marga

    16 Diciembre

    Me encanta ese body! Es que a veces se pasan con los consejitos…que si tiene que dormir en los mismos colchones que los padres, que si es mejor la cuna…

  7. […] nocturno llegó con su emancipacion voluntaria a su cuarto (de la que ya hablamos en este post de consejos y demás opiniones ). Durmiendo él solo se redujeron los despertares y muchas veces no requerian ponerlo al […]

  8. Beatriz

    20 Abril

    Se que hace mucho tiempo de este articulo, pero me ha encantado!! Me he sentido identificada 100% con tu experiencia. Mi hijo ha empezado a venirse con nosotros a la cama hará un par de meses, tiene ahora 12 meses y yo encantada de la vida. Voy notando que cada vez demanda antes el venirse a nuestra cama, pero a mi no me importa. Yo le acuesto en su cuna, y al ratito se despierta y se viene con nosotros a dormir, y pasa prácticamente toda la noche a mi lado.
    Pienso exactamente igual que tu, cuando él esté preparado pedirá irse a su cuarto, no va a estar con 15 años durmiendo con sus padres, jejejeje.
    Yo tambien obvio el tema de dormir dependiendo con quien hable, no quiero que me calienten la cabeza con comentarios y opiniones que no he pedido.

    Muchas gracias por tus palabras, me alientan mucho.

    Un saludo. 🙂

    • Monica
      Monica

      21 Abril

      Ya llegará el momento en que duerma solo, como dices, ellos tienen sus tiempos, hay niños que lo hacen antes, ¿por qué forzarles?
      Hace justo dos años que escribí esto y mi hijo mayor sigue durmiendo solo, ni la llegada del hermano ha hecho que vuelva. Pero solo en parte, los findes en cuanto se despierta en mi cama que se mete 🙂

  9. Nancy

    26 Octubre

    Veo que el post es de hace mucho, pero me esta pasando exactamente lo mismo, mi bebé acaba de cumplir 9 meses y de la noche a la mañana no quiso dormir más sólo en su habitación, ni cuna, sino que quiere dormir conmigo… Mi marido hace ya unas semanas q esta durmiendo en el sofá, los 3 no cabemos en la cama. Pasa q el bebé nos tenía mal acostumbrados, dormimos juntos desde que nació, a los 2 meses ya no quiso y dormía toda la noche solito en su habitación, se q aún era pequeño pero en nuestra habitación no dormía bien, un día lo deje en su habitación y durmió plácidamente toda la noche y yo vigilandolo con la cámara. Así que nos resultaba muy extraño que ya no quisiera dormir en su habitación. Es una situación extraña porq me encanta que duerma conmigo, pero me sabe fatal por mi marido que esta empezando a sufrir dolor de espalda, nos estamos planteando sacar la cuna y poner una cama para mi marido… Esto no lo hablo con nadie porq lo primero que me dicen es q es por mi culpa que yo lo acostumbre a esto y bla, bla, bla… Veo que mi marido por ahora está sobrellevando la situación como puede, pero se q no le agrada del todo, y yo me siento mal porq no se como actuar, aveces siento que hasta mi marido me hace responsable de la situación… Perdón por el rollo pero necesitaba descargar…

    • Monica
      Monica

      26 Octubre

      Quizás lo que le pase a tu bebé es que ha entrado en la etapa de ansiedad por separación. Es variable pero es más o menos entre los 7 meses, el año… se dan cuenta de que cuando no nos ven no estamos y su concepto de tiempo es también distinto al de un adulto, no entienden que volvemos. Mi segundo está empezando ahora también, con casi 8 meses, pero es que cada niño es distinto. Intenta no agobiarte y sigue tu instinto, lo que nos va a pedir el cuerpo es lo mejor para ellos porque es el papel de madres. Busca info sobre el tema, cuando entendemos qué está pasando es más fácil llevarlo 🙂

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR