Con peques en Zgz ©2017
READING

Carta abierta de una madre (futura) maratoniana a ...

Carta abierta de una madre (futura) maratoniana a sus hijos

Escrito por Rosa.

Queridos hijos,

Quedan cuatro días para enfrentarme a mi reto personal. Y a pesar de que siempre os digo que con las cosas que os gustan tenéis que aprender a ser pacientes, templados y valientes, estoy nerviosa, estoy impaciente…y tengo miedo.

Tengo miedo de que el dedo que se me está poniendo a la virulé desde hace un par de días no me deje terminar la carrera. Miedo de que mi rodilla izquierda vuelva a darme un susto. Miedo de crecerme después del kilómetro 30 y quedarme tirada a unos pocos de meta. Pero sobre todo miedo de no estar a la altura de las circunstancias, de hacer el ridículo y de defraudaros después de tanto tiempo dándoos la tabarra con mis carreritas. Tengo tanto miedo que he pensado que plasmar todos estos sentimientos tan confusos por escrito quizás pueda ayudarme a calmar el león que ruge en mi estómago desde hace unos días.

Os escribo esta carta con la esperanza de que dentro de unos años, cuando alcancéis a comprender un poco mejor el significado de estas líneas, podáis entender un poquito más a mamá, que está viviendo la víspera de su debut en maratón como una especie de parto. Intento tener la cabeza en otra cosa para no pensar en todo esto y, como en todo lo que hace una madre, sólo pienso en vosotros.

Porque a pesar de la impaciencia y de los nervios, estos días están siendo muy bonitos para mí porque estoy reviviendo sensaciones que hace mucho que no experimentaba, sentimientos que no sentía desde… vuestros partos.  Sí, ¡qué fuerte suena! Pero así es. Nada en esta vida es comparable a lo que se siente por un hijo, pero esto es muy parecido. Porque como en un parto, también llevo meses preparándome para pasar lo mejor que pueda unas horas interminables. Meses de preparar el cuerpo y la cabeza para lo que va a venir, para enfrentarme a sensaciones desconocidas en las que no sé cómo negociaré conmigo misma, para unas horas que van a ser muy bonitas, muy intensas, pero en las que también voy a sufrir mucho. Lo sé. Y no me asusta, porque en ese sufrimiento también está el gozo, el placer de lograr algo por lo que has peleado, de poner lo mejor que uno tiene para intentar que nada trunque ese momento de traspasar la meta, ese alumbramiento que nos cambia la vida y a partir del que las cosas ya no son las mismas.

Los mejores entrenamientos son los que hemos hecho juntos

Los mejores entrenamientos son los que hemos hecho juntos

Estos días intento visualizar imágenes positivas en las que concentrarme en los momentos de flojera. Y recuerdo la primera vez que vinisteis a animarme a la línea de meta de una carrera. Recuerdo tu cara, Nicolás, mirándome, como pensando que esa que llegaba resoplando y empapada en sudor no podía ser tu madre. Y recuerdo tu emoción Lucas, gritando como un descosido: “¡coooooorre mamá, gánales a todos!”. Un grito que me hizo volar, que a pesar de mi trote borriquero me hizo sentirme como una gacela… Y tu decepción de luego: “no sé para que te empeñas en ir a carreras si nunca ganas…”.

Ay, hijos, tiempo tendréis de ver que en la vida no siempre se gana. Es más, casi nunca se gana.

Hijos, cómo no me voy a acordar todo el rato de vosotros, si me quedan ya sólo cuatro días para este “parto deportivo”… Porque la maratón no sólo es como un parto, la maratón es como la vida. Ya lo iréis viendo conforme avance la vuestra. Veréis que la vida es una carrera de fondo, en la que hay que estar entrenado para resistir hasta el final. Veréis que a veces se hace larga, a ratos pesada e interminable, pero que tiene que ser así, porque si queréis ir más rápido de la cuenta, os estrellaréis. Como en la maratón, en la vida no siempre gana el que más brilla, sino el que mejor resiste. Como en la maratón, en la vida hay que aprender a ser generoso, a hacerse concesiones a uno mismo y a aceptar que, con perseverancia, las pequeñas derrotas pueden ayudar a conseguir un gran triunfo.

Y me digo todo esto a mí misma para animarme, para crecerme, para hacerme fuerte frente a mis fantasmas y entonces es cuando me pregunto por qué me habré metido yo en estos berenjenales, quien me mandaría a mí ponerme unas zapatillas y echarme a correr como Forrest Gump. Y cuando me hago todas estas preguntas, en todas mis respuestas, de una u otra manera, aparecen mis hijos, porque cuando voy a entrenar con unas pocas mujeres y muchos hombres,  me crezco pensando en vosotros y jaleo a mis compañeras de carreras diciéndoles que nosotras partimos con ventaja, porque tenemos menos fuerza física y menos velocidad que los hombres,  pero somos resistentes! Y me digo “si todos estos son capaces de conseguirlo…cómo no voy a ser capaz yo, que he podido parir a dos niños!”.

¡Qué invento esto del carro para correr! Cuando os hagáis mayores, lo voy a echar de menos :_(

¡Qué invento esto del carro para correr! Cuando os hagáis mayores, lo voy a echar de menos :_(

El domingo, en la llegada de la carrera, habrá un gran ambiente de fiesta. Seguramente, como es propio de vuestra edad, estaréis a lo vuestro, pegando botes en los hinchables que van a montar para animar el evento deportivo. Pasadlo bien, pero también os pido que además de acercaros a la línea de meta para ver llegar a vuestra madre (a ver el careto que traigo….), lo hagáis con un poquito de tiempo para ver al resto de corredores, para ver las caras que traen, para que os deis cuenta de lo mucho que cuesta alcanzar un reto. Animadles, hijos, no os riáis de su sufrimiento. Los niños sois crueles por naturaleza y en la llegada vais a ver muchas caras desencajadas, mucha gente que llega como puede con tal de llegar, muchas lágrimas de alegría, pero también de dolor. Animadles y no penséis que están locos. No estamos locos. Estamos disfrutando con algo que nos apasiona, peleando por un sueño que puede parecer absurdo. Y aplaudidles, porque el llegar será todo un éxito y aunque muchos no lleguen (o no lleguemos…), ya sólo el hecho de habernos planteado el presentarnos merece un aplauso, el reconocimiento al que se empeña en luchar por lo que le gusta.

Ojalá encontréis en la vida cosas que os apasionen, que os enganchen. El correr, el fútbol, el baloncesto, la pintura, el aeromodelismo…como si es la cría del cerdo vietnamita, ¡lo que sea! Pero que os mueva a poner lo mejor de vosotros mismos, aunque nadie os entienda, aunque os critiquen. Que sea vuestro motor.

Porque, desde que me picó el gusanillo del running , ahí tengo mi pasión por el correr, como os tengo a vosotros, convertidos en el motor que moverá mis piernas en la mítica distancia de 42 kilómetros con 195 metros.

Dicen que los 30 primeros kilómetros de la maratón se corren con las piernas, los 12 siguientes con la cabeza y los últimos 195 metros con el corazón…. Yo os puedo asegurar que desde la línea de salida hasta cruzar la meta (…si es que lo logro!) vosotros haréis la carrera por mí. Ya habéis hecho una buena parte en la preparación, acompañándome en bici o en carro para disfrutar juntos, o regalándome una parte de vuestro tiempo para poder ir a entrenar, siempre con la mala conciencia de perderme un rato de poder estar con vosotros. Gracias por todo ese tiempo hijos, por el que hemos compartido y por el que os he robado. Gracias por ayudarme a preparar este parto tan diferente de los dos anteriores que he vivido, porque al igual que en los vuestros, me dirijo hacia un momento de sufrimiento que me hará muy feliz y en el que correré ansiando el mismo final:  ver vuestras caras al llegar.

………………………………….

 


Rosa Balaguer. Periodista, madre con patas que corre delante y detrás de sus churumbeles. Apasionada de sus hijos, de las cosas bonitas y de la vida en general. Apunta en un cuaderno las “perlas” de sus pequeños filósofos, convencida que algún día será su bestseller. Media naranja de conpequesenzgz

RELATED POST

  1. paulafigols

    26 septiembre

    ¡Qué texto tan bonito y cuántas verdades hay en él! Mucha suerte el domingo y disfruta. Un abrazo de otra mamá y corredora principiante

    • Rosa
      Rosa

      28 septiembre

      Muchas gracias Paula. Tú a la siguiente 😉

  2. fernando allende

    27 septiembre

    Hola Rosa, soy un compañero de trabajo y amigo de Iratxe Zabala, de AON.

    Ayer me comentó que leyeses la carta que habías publicado en el blog, y casi lloro de la emoción. Se me saltaban las lágrimas y se me ponía la carne de gallina.

    Entiendo perfectamente tus sentimientos porque yo soy corredor, y para más inri, me encanta, y repito, me encanta el MARATON. La prueba reina del atletismo. A mí que no me hablen de los 100 m (Usain Bolt), los 400 (Michael Johnson) los 1.500 (El guerrouj, Said Aouita,´….), la reina es el maraton. Es la gran prueba, donde se demuestra el coraje, sufrimiento…. eEl gran y unico Haile Gebreselassie.

    He corrido al menos una decena de maratones, todos ellos sufriendo como un c…… pero cuando llegas a meta, es la ost…. Que sensación, que gozada¡¡¡¡¡¡ Disfruta a tope de cada km¡¡¡¡ Preparate para sufrir. Pero bueno, tu has tenido 2 partos, y para una mujer, eso es muy muy duro. Ojala que puedas llegar a meta, que las molestias no te lo impidan. Después querrás repetir. El maratón engancha. Sufres, pero merece muy mucho la pena.

    Estoy seguro de que además detrás tuyo, habrá un montón de amigos corredores, con los que ya has creado unos lazos irrompibles. Amigos para siempre. Gente como tú: dura como una piedra, sacrificada, honesta, aguerrida, con una capacidad de sufrimiento especial…..

    Los “runners” somos especiales y de otra pasta. Distintos.

    Te deseo muchísima suerte Rosa.

    Un abrazo de Fernando Allende

    • Rosa
      Rosa

      28 septiembre

      Muchísimas gracias Fernando! No sabes cómo me ayudan tus palabras. Sí es verdad que se crean lazos irrompibles con la gente con la que compartes asfalto, sudores, lesiones y sufrimientos. En mi caso he encontrado cosas tan buenas que jamas hubiera imaginado. Espero que la maratón sea otra de esas cosas, porque antes de correrla, ya me tiene enganchada. Aunque no llegase a meta, ya es imposible borrar del recuerdo las horas (algunas de esas horas muuuy largas) que he pasado preparándola con mi grupo de entrenamiento. Ahora, la suerte está hechada!

  3. Carlos

    27 septiembre

    Mucho animo Rosa!

    • Rosa
      Rosa

      28 septiembre

      Muchas gracias Carlos! El domingo lo voy a necesitar

  4. cris Mitre

    28 septiembre

    Pero qué carta más maravillosa! Y qué gran ejemplo de superación para tu hijos! Desde Madrid todo mi ánimo y mi energía! Lo lograrás! A por ello, súper runner! A tope con esas patucas! Lo lograrás porque corres con el corazón! Un beso fuerte y a tope de power! Arriba las Mujeres que corren!

  5. Rosa
    Rosa

    29 septiembre

    Gracias Cris! Ha sido una pasada! estoy que no me lo creo. Debut en maratón en menos de cuatro horas (3:58) y con los míos esperándome en meta para recogerme con pala. Emocionante!! Arriba esas mujeres que corren!

  6. […] Admiro a mi amiga Eva, que hace unos meses dijo que quería empezar a correr. Se calzó las zapatillas, bajó al parque del Tío Jorge y no ha parado. Admiro también a la gente, como Mar o Rosa, que acaban de correr la Maratón de Zaragoza. Recomiendo especialmente las reflexiones de Rosa en su blog: “Carta abierta de una madre (futura) maratoniana a sus hijos”. […]

  7. Marga

    30 septiembre

    Hola me llamo Marga y vengo del blog de Paula Figols que enlazaba a esta carta…
    Lo que he puesto en el comentario del artículo Corredoras de Paula vale para este. De verdad, enhorabuena!! Es cierto que es un reto similar al parto. Yo me apunto a la fiebre del running versión trote gorrinero de madre que está saliendo de la crianza….Y si también he corrido con mi hija pequeña en carro o con el niño mayor acompañándome en bici. Creo que un niño que observa a su madre con ese empuje por la superación personal está aprendiendo una lección de vida inigualable.
    Estupendas reflexiones y palabras las de tu carta.
    Un saludo.

    • Rosa
      Rosa

      30 septiembre

      Gracias chicas. Gracias por vuestras palabras y por vuestro apoyo.
      Gracias también a todas las personas a quienes no conocía y que me han animado en estos días a conseguir este sueño. Y por supuesto, gracias a quienes ayer me reconocieron por la camiseta de la foto y se acercaron en la meta a felicitarme por la carrera y por esta carta. Recibir todo este cariño anónimo e inesperado está ayudando a hacer todo esto aún más increible.

  8. Charo

    1 octubre

    Rosa…estoy llorando después de haber leído tus líneas…tengo 40 años y estoy recién iniciada en esto del running, lo más que he llegado a prepararme desde agosto han sido dos 10K, pero te puedo garantizar que me siento totalmente identificada con tus líneas, con lo que significa ser madre y tener esta afición. Gracias por compartirlo. Sigue así. Te paso un enlace del vídeo que me hizo mi hermano de mis entrenamientos y participación en mi primera 10K, en la que lo más maravilloso fueron mis hijos y mi marido en la meta: http://www.youtube.com/watch?v=IPkIMAVbKVw

  9. Rosa
    Rosa

    1 octubre

    ¡¡Esa Charooooo!! Eres una campeona, sí señora; sigue poniéndole ese empeño y esa sonrisa a todo lo que hagas! Tu familia tiene que estar muy orgullosa de ti.
    Por cierto, el video chulísimo! ¡Qué suerte que te hagan ese pedazo de homenaje! Oye, yo también estoy en Zaragoza, así que si tu hermano necesita extras para su siguiente video, dile que me busque corriendo por ahí, que yo encantada, jajaja!! ;-P
    Un fortísimo abrazo Charo

  10. Jorge

    1 octubre

    Rosa, seguro que has alcanzado la guinda, seguro.
    Creo que el premio, el objetivo y todas esas otras cosas las alcanzaste durante ese mes o dos meses corriendo más de 45-50 kms semanales poniéndote a prueba a ti misma, sin decirle nada a nadie, valorando la cantidad de tiempo a invertir, leyendo uno y mil planes de entrenamiento, reorganizando tus hábitos, tus manias, tu trabajo, tus preferencias, ahí justo ahí ya habías conseguido tu premio.
    Los nervios, la miedos y sí, las mariposas, cuando hiciste pública tu intención de correr un maratón a tus más directos sufridores a la vez que más incondicionales seguidores, forman parte desde ese momento del maratón, no son sólo 42 + pico, es mucho más, antes y después…
    He debutado también, me quedo con todo, con los 835 kms y 195, con paisajes, dolores, gentes, la carrera, y tus palabras

    • Rosa
      Rosa

      2 octubre

      Hola Jorge.
      He alcanzado la guinda y el pastel entero! Seguro que tú también! Como tú dices, el premio ya casi nos vino dado al decidir meternos en estas historias, poniéndonos al límite de nosotros mismos de manera voluntaria, incomprensible para muchos, absurda para casi todo el que no corre…
      ¡Pero qué te voy a contar que tú no sepas! Sólo puedo desearte que sigas disfrutando de ese momento de gloria que alcanzaste el domingo y que, por qué no reconocerlo, a pesar de nuestras miserias….nos hace sentir fuertes!! Disfruta de esas benditas agujetas que te recuerdan tu llegada a meta y espero cruzarme un día contigo en el asfalto 😉

    • Rosa
      Rosa

      2 octubre

      Por cierto Jorge, de runner a runner, jjj, dos recomendaciones:
      Un libro: “De qué hablo cuando hablo de correr”, de Haruka Murakami (si es que no lo has leído ya…)
      Un blog: http://www.aprendeacorrer.wordpress.com (si es que no lo conoces ya…)

      Un abrazo!

  11. Jorge

    2 octubre

    Jajaja, con que poco se consigue tanto, gracias.
    Primera recomendación “tarde” 🙂
    Segunda la copio en favoritos, somos casi vecinos!
    Y no te extrañe que en cualquier tramo de las riberas coincidamos en cualquier momento.

  12. Mary

    3 octubre

    Rosa! De nuevo enhorabuena por la carta y por superar el reto. Hablamos un momento en el castillo de los hinchables. Se te veía más feliz que agorada! ;). Yo también soy del club de las runners post-madres y animo a la familia en las maratones… Un placer! nos vemos por los caminos…o las metas! Saludos

    • Rosa
      Rosa

      4 octubre

      Hola Mary! Un placer volver a saludarte! Me hizo muchísima ilusión que me dijeras que habías leído la carta. En ese momento estaba desbordada de alegría, de cansancio, uff… fue una mañana de emociones intensas.
      Siempre es un gustazo conocer a gente con la que compartes aficiones, pero sobre todo a madres, que saben lo difícil que es a veces compaginar pasiones.
      Espero verte otro día, por caminos o por metas. Si me ves, saludame tú primero, porfa, que al terminar la maratón estaba tan rota, que ahora mismo no sé si recordaría muchas de las caras que vi esa mañana… Un abrazo!

  13. […] que una madre escribe a sus hijos a cuatro días de su debút maratoniano y que publicó en su blog http://lasmamasde.conpequesenzgz.com/2013/09/carta-abierta-de-una-madre-futura-maratoniana-a-sus-hij…. Un debút que pronostiqué en 3.59 y que ella, gracias a la fuerza que le dieron sus hijos, […]

  14. Ñusi

    17 octubre

    Rosa, he leído tu carta con lágrimas en los ojos. Es muy emocionante ver como una persona que no conoces de nada, siente exactamente igual que tú cuando entrenas, cuando participas en una carrera y cuando logras llegar a meta. Corrí mi primera maratón en diciembre del pasado año, fue en Málaga y logré ser finisher en 4:30. Estaba preparada físicamente, pero sin duda hice la carrera con la cabeza y más aún con el corazón. Corazón que late también gracias a mis dos niñas, María y Marta, que recorrieron conmigo los 42km y los 195 metros. Ese sentimiento de culpabilidad que sentimos al dejarlos durante horas mientras entrenas, ese miedo, esos nervios y esa pregunta de por qué estoy yo aquí? estuvieron presentes en mi día a día al igual que te pasó a ti. Pero cuando llegas a meta, te das cuenta que no hay lugar para el miedo, que si quieres, puedes, que valió la pena, y que tu cuerpo tiene una fuerza que aún desconoces. Fuerza que debemos usar para todos los aspectos de nuestra vida. Y que no te quepa duda, de que tus hijos estarán tremendamente orgullosos de ti. Enhorabuena por tu reto conseguido, saboréalo y disfrútalo, que te lo mereces. Un saludo.
    Ñusi

    http://www.cualquierapuedehacerlo.es/cualquieras/nusi-martos/
    http://www.facebook.com/misdospasiones
    @NusiMartos

    • Rosa
      Rosa

      17 octubre

      Hola Ñusi,
      Sí que es emocionante poder dar con gente a través de aficiones comunes a la que, sin conocer de nada, te pareces tanto.
      Yo también tengo 38 años, dos criaturas y esta “pasión oculta” que descubrí hace muy poco. Siempre he sido bastante deportista, pero el día que corrí la maratón hacía justo un año que había empezado a correr un poco más en serio. Y ahora creo que ya no voy a poder parar… ¡Nada nos va a parar! Enhorabuena también a ti por tus hijas, por tus logros deportivos y por tu blog! Auqnue estemos lejos, te seguiré de cerca 😉
      Un abrazo

  15. […] que se sufre. En esa ocasión, tenía muchos miedos, se lo conté a mis hijos en una carta abierta (Carta abiertade una madre (futura) maratoniana a sus hijos) para intentar disiparlos. Pero también sé que todo ese sufrimiento compensa de […]

  16. Rosa

    29 septiembre

    Precioso.Yo estoy a un mes de debutar, no tengo hijos pero me has emocionado porque me siento muy identificada. Gracias… ahora que estoy en periodo de llenar el depósito de emociones para ese día tu carta casi me lo ha hecho rebosar.

    • Rosa
      Rosa

      29 septiembre

      Jajaja! Tú llena, el depósito, llénalo tocaya, que toda gasolina es poca para ese momento. A mí hoy me pillas calentita… Ayer corrí mi tercera maratón y fue un día grande, enorme. Luché con los dientes apretados por intentar bajar mi anterior marca y no pudo ser, pero conseguí mantenerla, que no es poco teniendo en cuenta lo mal que lo pasé en los últimos kilómetros. Al final, todo el sufrimiento queda compensado por poder entrar en la meta de la mano de mi hijo pequeño, que no cabía en sí de gozo. Para colmo, hice podio como segunda veterana y mis hijos estuvieron ahí para verlo y subir conmigo a recogerlo. ¡Qué felicidad! Sólo por eso hoy correría otros 42. Aunque las ampollas de mis pies no sé si pensarán lo mismo, jeje…
      ¡Mucho ánimo y fuerza en tu reto! Tengas el resultado que tengas en tu carrera, vas a vivir una experiencia increíble. Sólo por el hecho de planteartelo y luchar por este sueño ya eres maratoniana. Enhorabuena… y a por ello!!!

  17. Ivy

    29 septiembre

    Qué preciosa carta. La leí en su momento el año pasado, cuando debuté en la maratón de Zaragoza, y a trancas y barrancas logré completarla en poco menos de 5 horas…

    La vuelvo a releer hoy, en pleno subidón post maratoniano, ayer hice la segunda (coincidimos pues) y logré bajar 23 minutos, y todas esas sensaciones que describes no me son ajenas, ya que, aunque no tengo hijos, ver a mi padre jalear mi nombre en todo momento y sobre todo al final, en los 200 últimos metros, me hizo sacar las tripas de donde no las tenía y esprintar al final a pesar de que no podía ni con el alma. No he pasado por un parto, pero por lo que me dicen amigas intuyo que tiene mucho que ver con esta carrera, como dices. Mientras estoy sufriendo en ciertos km me digo a mi misma… “¿Pero qué hago aquí? ¿Si se me da fatal!!”. Pero cruzo meta y se me pasan todos esos pensamientos, y a pesar de los dolores de hoy, ya pienso en la siguiente…

    Soy una aficionada que no creo que consiga grandes marcas, pero la satisfacción enorme de lograr el objetivo de completar esta distancia no me la quita nadie… Son tantas sensaciones y emociones juntas que casi lloro de rememorarlo.

    El día que tenga hijos y pueda llevarlos será más grande todavía. Espero poder seguir teniendo fuerzas para completar estas carreras, aunque mi pisada no sea la más adecuada para este deporte.

    ¡¡¡Eres muy muy grande!!!

    • Rosa
      Rosa

      29 septiembre

      ¡Tú sí que eres grande Ivy! Bajar 23 minutos de una atacada…¡¡menudo mordisco al crono!! ¡Enhorabuena!
      Hijos, padres, amigos… da igual lo que mueva nuestras piernas. El caso es que ahí estuvimos devorando kilómetros, demostrando que somos capaces de hacer cosas que ni nosotras imaginábamos y plantándole cara al lobo cuando nos enseñó las orejas en los momentos más chungos. Yo hoy sigo emocionada. Me mandan fotos de ayer y no paro de llorar (ayer ya no me quedaban fuerzas ni liquido en mi cuerpo para soltar ni una gota más…). Soy una aficionada como tú, así que comprenderás el sacrificio que muchos días supone el compatibilizar esto del running con la vida personal. Pero los días como ayer nos lo compensa con creces. Ayer mis hijos estuvieron ahí para verme subir al podio y eso no lo cambio yo por nada.
      Y seguro que ayer coincidimos en algún momento. Al terminar la carrera, al igual que el año pasado, varias personas que habían leído esta carta (una de ellas, corredora también!) y me reconocieron por la foto se acercaron a saludarme. Fue también emocionante. Porque es muy bonito compartir sentimientos con gente a la que, a pesar de no conocer de nada, comprendemos perfectamente con sólo ver su mirada en la linea de salida.
      Un fuerte abrazo, campeona

      • Ivy

        1 octubre

        ¡¡Muchas gracias Rosa!! Que una campeona como tú me diga campeona me emociona de una manera que ni te lo imaginas.

        Yo iba a la carrera algo desmoralizada, viendo cómo se lo curra la peña y cómo bajan marcas, pero el domingo me reconcilié a lo grande. De hecho, el día previo en la recogida de dorsal me analizaron la pisada, y literalmente me dijeron que no había escogido el mejor deporte para mis pies. Es duro, es duro…

        El domingo coincidí con gente de otras carreras (la del Ebro, la TMT…), gente que es un auténtico crack, y me infundieron tantos ánimos y fueron tan tan majos que sentí que me podía comerme el mundo. Hasta un buen amigo mío decidió acompañarme los últimos 20 km (no estaba apuntado) para echarme un cable.

        Disfruté muchísimo de esta carrera. Me emociono cada vez que veo un vídeo de mi padre, ahí animando. Me encontré con Rosa, la mujer que cruzó la última el año pasado. La recordaba porque vi el vídeo y fue muy emocionante ver como todos la aplaudían y todos la recibían. De hecho le dije literalmente: “Que sepas que te recuerdo a ti, no al primero”. Me pareció una campeona de los pies a la cabeza. Y me infundió todo el valor del mundo cuando en el km 25 (me dijo que se retiraba al 25) me dijo que para adelante.

        Me gustan mucho los trails porque ahí las marcas personales quedan en un segundo plano y como suele haber menos corredores se destila mucho compañerismo, pero he de decir que esta maratón me sorprendió gratamente. Me sentí arropada, a pesar de que hay tramos de la carrera muy desangelados. Es una lástima que un acontecimiento tan bonito mucha gente lo vea como una molestia. Mi padre oyó un “iros al correr al campo”, no te digo más…

        La entrada en la calle Alfonso para mi fue espectacular. Y los 200 últimos metros tremendos. Es cierto lo que dices de correr con las piernas, la cabeza y por último el corazón.

        Estos retos personales que jamás de los jamases me hubiera imaginado poder conseguir me han dado seguridad. Yo era negada en gimnasia, y me ahogaba en el test de Cooper, así que imagínate. El lunes me dolía todo el cuerpo, pero ya pienso en la siguiente.

        Me gusta esta prueba, no lo puedo evitar.

        Enhorabuena por tu marca, espero poder coincidir contigo en futuras carreras, estaré atenta. Un abrazo muy fuerte, eres un solete.

        PD: He visto tu llegada a meta, yo estoy en el 4:28 (de rosa)

  18. Cristina

    21 febrero

    Ay que chulo Rosa!!!

    He leído la carta por casualidad y aquí estoy con pañuelo …..yo también soy trabajadora estrenada,mami de dos niños(del colé de tus hijos) voy a hacer 40 años este año y lo voy a celebrar corriendo la 10k de la maratón de Madrid con mis 4 amigas desde los 5 años….lo conseguiremos?

    Me da muchos ánimos leeros y a la vez me siento muy orgullosa de superar cada noche mi entrenamiento y llegar a casa sudando y con una sonrisa de oreja a oreja a pesar del airucho de Zaragoza y del cansancio.

    A por ello!!!!

    • Rosa
      Rosa

      27 febrero

      ¡Pues claro que lo conseguiréis! ¡¡Ni lo dudes!! Ya has logrado lo más difícil, que es vencer a la pereza que da salir a correr en invierno y de noche en Zaragoza. Lo demás vendrá rodado. Y va a ser un gran día!
      Me dais mucha envidia, porque me parece un planazo para celebrar los 40. Ni fiestas sorpresa, ni beauty partys, ni nada. ¿Qué mejor manera de celebrar la entrada en lo mejor de la vida que viviéndola a tope con tu gente? 😉
      Disfrútalo intensamente y ya me contarás por el cole. Ay, qué emoción… Besicos!!

  19. […] Pero lo primero, una aclaración, aquí en este blog la deportista es Rosa, que para eso es maratoniana, yo simplemente practico de forma muy “suave” algunos deportes, como natación, y […]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies