Con peques en Zgz ©2017
READING

Vacaciones en Pineta, Caserón Baruca

Vacaciones en Pineta, Caserón Baruca

Post invitado, escrito por Ana María Cruz

¡Hola a tod@s!

Queríamos aprovechar la oportunidad que nos da el blog de “Con peques en Zaragoza”, para contaros nuestra experiencia del pasado fin de semana en el Pirineo aragonés, más concretamente en el valle de Pineta. Como todos sabéis, este blog sorteó a primeros de año una serie de regalos para sus seguidores, entre los que se encontraba una estancia de fin de semana en el Caserón Baruca, unos apartamentos situados a 2Km de Bielsa.

¡Pues tuvimos la gran suerte de ser los afortunados! Y después de cuadrar agendas familiares, escolares y laborales, ya sabéis cómo es esto cuando hay peques en la familia, por fin el último fin de semana de agosto, pudimos reservar nuestro apartamento y disfrutar de nuestro premio.

Salimos de Zaragoza el viernes, ya tarde, cuando papá salió de trabajar, con todo preparado para disfrutar de un fin de semana familiar cerca de la naturaleza. Habían pronosticado lluvias y bajada de las temperaturas, así que cargamos la maleta un poquito más de la cuenta para esta época del año. Después de tres horas de viaje, llegamos ya de noche a Caserón Baruca. La temperatura desde luego era más fresquita pero agradable. La dueña nos facilitó la llave de nuestro apartamento situado en la primera planta. Pues el Caserón cuenta con tres plantas y dos apartamentos en cada una de ellas. Teníamos reservado el apartamento “Belsetán”, que es el nombre del dialecto de la zona.

Nos gustó nada más entrar, muy bien decorado, distribuido, cómodo, y debéis saber que además todos los apartamentos en Caserón Baruca están adaptados y son accesibles para todas las personas. Me llamó mucho la atención que está perfectamente equipado. Tiene utensilios y electrodomésticos de todo tipo: batidora, tostadora, plancha, exprimidor,… No le falta de nada y todo muy nuevo y bien cuidado.

Al día siguiente, y después de haber llegado de noche, lo mejor fue despertar con las vistas que el Caserón Baruca te regala. Un excelente paisaje del pirineo verde y resplandeciente en verano.
Vistas desde el Caserón Baruca
Disfrutando de estas vistas maravillosas, desayunamos, nos vestimos y preparamos nuestra mochila, para realizar una excursión. Por primera vez, íbamos a realizar los cuatro una ruta de senderismo, y no sabíamos qué tal se nos iba a dar. Juan tiene cuatro años y medio, y Almudena casi tres, y ya en Zaragoza están pidiendo cada dos por tres ir en brazos, sobre todo la peque, así que era una temeridad por nuestra parte, pero allí que fuimos con toda la ilusión y las ganas.

El Caserón Baruca, se encuentra en la misma carretera que lleva por todo el valle, hasta llegar al parking donde se deja el coche y punto de partida de las diversas rutas de senderismo. A pocos metros, se encuentra también el Parador Nacional de Bielsa.

excursion bielsa
Y aquí estamos dispuestos a cumplir nuestro objetivo, llegar a los llanos de La Larri, un recorrido de 1h 30 min de duración, que nos recomendaron para ir con niños.
llanos de la larri con niñosHay que pasar por dos puentes que cruzan sendas cascadas y después está el final del recorrido que es el más empinado, ya se nos hacía duro. Pero nos habíamos propuesto llegar hasta el final y nos quedaba ya muy poco. Por fín parecía, que el final estaba cerca y las vistas eran espectaculares. Ya en la cima se veía la cascada del río Cinca al otro lado del valle y los grandes montes como el del monte perdido. Así que decidimos hacernos unas fotos y descansar.
llanos de larri excursion con niñosY sí, por fin llegamos a nuestra meta, los llanos de La Larri. La verdad es que mereció la pena. Vistas espectaculares, y un paisaje precioso. Juan y Almudena, estaban tan cansados que decidieron ponerse a jugar a la pelota. Jajajaja
excursiones en el pirineo con niños

Nos comimos unos bocadillos que nos habíamos llevado y decidimos descender, pues el cielo empezó a nublarse más y a caer unas gotas de lluvia. La bajada fue mucho más cómoda aunque Almudena ya resistía poco. A la bajada, aprovechamos para ver la cascada del segundo puente, desde unos miradores que hay en el camino.

Y por fín, llegamos de nuevo al aparcamiento, después de 3h 30min de excursión. Juan y Almudena, se durmieron en el camino de vuelta, así que llegaron con las pilas cargadas de nuevo al apartamento. Decidimos subir a la tercera planta, dónde hay una sala con sofás, mesas, juegos, pinturas y ordenadores, para descansar mientras Juan y Almudena se distraían un poco.

Por la tarde, nos acercamos a Bielsa, dónde vimos en el ayuntamiento de forma gratuita el espectáculo “En la cadiera”, de producciones Viridiana. Para nosotros fue una grata sorpresa, pues nos encantó a los cuatro de principio a fin. Es una obra de teatro para niños y mayores con música, títeres y cuentos, divertida, entrañable y cercana. Os la recomendamos si alguna vez tenéis la oportunidad.

Después nos fuimos a cenar a El Chinchecle, fue el bar más típico que vimos en el pueblo. Y la verdad es que acertamos, pues el ambiente era muy típico del pirineo aragonés, con música típica de ambiente, fotos y carteles antiguos y una comida y un precio estupendos. Además probamos unos chupitos de pacharán y licor de moras caseros muy ricos.

Al día siguiente, decidimos visitar Aínsa, que no lo conocíamos. Y nos encantó, es un pueblo típico del pirineo aragonés, con casa de piedra, una bella iglesia y las ruinas de un castillo.
ainsa
También tuvimos la suerte de que eran las fiestas, así que pudimos ver un típico mercadillo medieval y la actuación de grupos folclóricos de la zona, que nos gustaron mucho.
ainsaComo estábamos a sólo seis kilómetros, decidimos ir a comer al Restaurante Casa Coronel, en Boltaña, en el que ya habíamos estado otra vez. Os lo recomendamos al 100%, se come de lujo, el precio es asequible y el local es precioso.

Después de la comida, decidimos volvernos a casa por la carretera de Boltaña a Sabiñanigo, para ya desde allí llegar a Zaragoza. Y la verdad es que no sé si el recorrido es mayor o no que por el otro lado, pero merece la pena, porque las vistas son muy bonitas, por la cantidad de valles y montes que hay por el camino.

Y así finalizó nuestro fin de semana inesperado gracias a “Con peques en Zaragoza” y “Caserón Baruca”, a los que estamos enormemente agradecidos. Hemos disfrutado de un fin de semana de Pirineos, montes, bosques, valles, teatro, títeres, mercadillos medievales, buena gastronomía,… ¿qué más podemos pedir? Bueno sí, que tengáis todos y todas una buena vuelta al cole.

Un saludo, Juan, Ana, Juan y Almudena.
juan ana almundena juan

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies