Con peques en Zgz ©2017
READING

Speaking english en casa. Yes, we can!

Speaking english en casa. Yes, we can!

Escrito por Rosa.

El bilingüismo se impone. Los tiempos cambian, por suerte, avanzan (en casi todo) y el segundo idioma ya no es “segundón”. Las clases de inglés ya no son la “María” de las asignaturas y tanto padres como niños están concienciados de la importancia de hablar varias lenguas.

Yo soy una de esas convencidas de que un segundo idioma es tan importante o más que una carrera universitaria y más en los tiempos que corren. Así que este año he decidió llevar eso a las últimas consecuencias para suerte o desgracia de mis hijos.

Tenemos una pequeña tele en la cocina, pero está prohibida a la hora de comer para evitar distracciones. Este curso, decidí saltarme esta regla a la torera y así se lo anuncié, por todo lo alto:

–          Chicos, una buena noticia: a partir de ahora, podéis ver los dibujos mientras coméis en la cocina.

–          Bieeeeeeennnnn!!!

–          La única condición es que sólo se pueden ver en inglés. Si no ponen nada en inglés en ese momento, no hay tele.

–          Joooooooooo!!!!!!

Comentando esto con una mamá del cole, me dijo que ella lo había intentado varias veces, pero que al final acababan cambiando “porque no se enteraba de nada”. Ahí está el truco, mujer, que al principio no se enteren de nada y luego vean que van pillando algo. A los míos (como a casi todos) les pirra Bob Esponja y como repiten tanto los capítulos, esto se ha convertido en una ventaja porque al final acaban entiendiéndolos a fuerza de oírlos tropecientas veces. El caso es que van haciendo el oído a otro idioma y asociando palabras.

Y os aseguro que funciona, porque, hace dos semanas mi hijo mayor tuvo en el cole exámen de vocabulario de los invertebrados en inglés. Y claro, que si el Señor Cangrejo, que si la Esponja, que si la Estrella de Mar … pues que le salió súper bien!

La práctica de un segundo idioma en casa ayuda en la implantación del bilingüismo

La práctica de un segundo idioma en casa ayuda en la implantación del bilingüismo

Para terminar de reafirmar esta idea, que por supuesto no es mía, hoy he encontrado dos interesantísimos artículos en el blog de Wordplay. En uno de ellos precisamente recomienda que los niños vean en inglés series como Peppa Pig. Por supuesto, dice que no debe ser éste el único método de enseñanza del idioma, pero apunta que así los pequeños aprenden frases hechas y refuerzan vocabulario con la asociación de imágenes. ¡Y lo dice un profesor nativo de inglés, que digo yo que algo sabrá de esto! Es un interesante artículo que os recomiendo (Ver dibujos animados en inglés ayuda a mi hijo ) porque da pautas sobre otras series para ver con los niños, e incluso menciona vídeos del Canal de Youtube del BritishCouncilLEKids y MyVoxSong.

También habla en este blog de la segunda medida que este año hemos adoptado en casa  para ponernos las pilas con el inglés más allá de las clases, que es dedicar diez minutos al día a intentar hablar en el idioma de Shakespeare (Cómo puedo ayudar a que mi niño aprenda inglés). Confieso que al principio se nos olvidaba la mitad de los días, o que en medio de la conversación tirábamos la toalla, incapaces de hacernos entender en las cosas importantes, así que lo que hemos decidido hacer es dedicar la vuelta a casa del entrenamiento de fútbol (dos días a la semana) a intentar contarnos cómo ha ido el día en inglés. Como apunta el autor del blog de Wordplay, que además de profesor de inglés es padre, dependiendo del nivel de idioma que tenemos los padres, corremos el riesgo  de enseñar a nuestros hijos “costumbres o prácticas idiomáticas incorrectas”, pero sí que es cierto que la ayuda a mejorar la fluidez y el vocabulario también es un beneficio que, para mí, por lo menos, compensa mi acento tan poco “british”. Aunque sin duda alguna, el esfuerzo ya sólo merecería la pena por las risas que me hecho con mi hijo cuando no le sale una palabra, y por no decirla en castellano, el tío le echa jeta y se la inventa. El otro día, para hablarme de un alumno nuevo de su clase, en vez de referirse al new student me habló del alum nuef.  ¡Qué morro! Aún nos reímos cada vez que se lo recuerdo… Pero lo cierto es que se esfuerza por no hablar en español. Porque ya sabe que cada vez que lo hace, le pongo voz de Margaret Thatcher y le digo “¡Mi no entender!”.

Y así, entre risas, practicamos y nos esforzamos. Ambos. Que a mi también me viene bien refrescar my english.


Rosa Balaguer. Periodista, madre con patas que corre delante y detrás de sus churumbeles. Apasionada de sus hijos, de las cosas bonitas y de la vida en general. Apunta en un cuaderno las “perlas” de sus pequeños filósofos, convencida que algún día será su bestseller. Media naranja de conpequesenzgz

  1. Silvina

    27 Agosto

    Excelentes recomendaciones, nada mejor que inculcar el inglés desde pequeños, mamis a ponerlo en práctica, el inglés abre puertas y hoy por hoy es condición imprescindible para acceder al mercado laboral.

  2. Juana

    30 Septiembre

    Muy bueno crear el hábito del idioma desde niños, pónganlo en práctica! también hay talleres de lectura o actividades recreativas en los institutos de inglés, mediante los cuales los niños pueden ponerse en pleno contacto con el idioma.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies