Con peques en Zgz ©2017

Inventos del TBO para la Niñofobia

Hace unos poquitos meses, a raíz de una queja en twitter de una guionista de una conocida serie española de televisión, surgió una ola de reacciones de madres y padres blogueros con la etiqueta y tema en común #StopNiñofobia.

Con un primer post indignado de Una madre como tú (allí está la historia completa), se convirtió en un carnaval de post en la comunidad de Madresfera y en en el blog La nave de V.

La queja tuitera de esta señora era simplemente que le había tocado la horrible, traumática y dura experiencia de viajar en el tren con una mamá y su bebé de más o menos 1 añito. Sabemos la edad aproximada de la criatura porque además de soltar su gracia calificando el tener estas compañeras de viaje como algo digno de tiempos menos avanzados, no dudó en hacer foto a mami y nena y adjuntarla a su tuit (algo que como ya contamos, no se puede hacer sin permiso. Ni sin cabeza).
La verdad es que entonces a mi también me indignó bastante la salida de tiesto de esta mujer y sus torponas explicaciones posteriores. (Os animo a echar un vistazo a este carnaval de post, que tienen mucho de razón en sus argumentos y además así conocer toda la historia  de estos desafortunados tuits).

Entonces pensé en escribir un post, pero la verdad es que con el nuevo tan tan recién nacido y el caos habitual de las primeras semanas, dejé pasar los días y ya no lo hice.

Pero estos días en una de las incursiones en casa de mis padres para seguir llevándome mis cosas de niña y adolescente, en una encuadernación antigua de varios ejemplares de mi madre del TBO, di con una historieta que me hizo recordar el tema, y verlo también de otra forma, desde el humor. Un humor, esta vez sí, vintage.
No es nada nuevo esto de que los niños molesten a algunos, y que se les tilde de maleducados si se comportan como los niños que son, aunque sea de forma humorística. Los críos estorban y rompen la paz de nuestras relajadas, ordenadas y controladas vidas de adultos.

Esta historieta del TBO viendo el autor será de finales de los 40 o ya de los 50’s. Los inventos del TBO, del profesor Franz de Copenhague fueron realizados por varios dibujantes. Este, Benejam (también autor de la Familia Ulises) lo fue en esos años. Así que, como veis, tema nada novedoso. Vamos a verlo con detalle.

La primera viñeta, como es habitual, nos muestra el problema para el que el Profesor Franz encontrará la acertada solución:

 

niñofobia

Una familia acude “de visita” a casa de una pareja que presumiblemente no tiene retoños. Y tiemblan. No porque se les planten a merendar sin avisar, sino porque esta pareja visitante osa acudir con sus hijos.

Aunque la verdad no es muy de extrañar esta reacción, ya que el autor pinta a estos peque-visitantes como auténticos maltratadores de gatos y flora de jardín. Quizás exagerando el juego de los críos, pero observad la expresión indolente de la mamá, así como el gesto orgulloso del papá y las ganas que tienen los anfitriones de empezar a jurar en hebreo.

niñofobia

Una vez expuesto el problema, llega la ansiada solución que no es otra que el Soporifón:
niñofobia
El soporifón  es una solución que lleva agua de melisa (con propiedades tranquilizantes atribuidas), algo llamado zamperoni, (que no sé qué es, pero lo buscas en google y sale un señor de buen ver) y otras cosas inventadas, y ¡ojo!, un 2,50% de opio.

Así pues, el invento es para, literalmente, drogar a los niños ajenos y que no molesten en sus visitas.

Eso sí, avisa que no es malo para la salud de los niños (ejem!), y esto es curioso, también especifica que funciona con perros y personas mayores. Choca porque cuando hemos hablado en redes sociales, así como en los post de #Stopniñofobia uno de los matices que se dan es que molesta todo el que irrumpa en la tranquilidad y comodidad adulta, como también lo hacen para agunos los perretes y los ancianos.

Siguiendo con la historieta, vamos a ver cómo actuar frente a estos niños pesados y toca-balls:

niñofobia

Como veis, no sólo deja a los nenes amodorrados, modositos y bien aposentados sus culetes en el suelo, sino que hace que los papás se inquieten y también se vayan dejándonos tranquilos y a nuestro aire para ponernos a jugar al candy crush o a lo que sea que toque.

Otro dato a resaltar: la aversión a la fiebre en los niños ya era cosa normal entonces.

Para ver la historieta íntegra, un click aquí:

tbo

Realmente es una visión humorística y curiosa, sobre todo porque nos traslada a un tiempo en que los abuelos de ahora eran niños o jóvenes. Aunque no deja de ser una anécdota divertida con la que seguir reflexionando un poco sobre el tema.

¿Por qué queremos que los niños dejen de comportarse como tales? ¿Por qué crecemos y nos olvidamos que nosotros también fuímos cachorros gritones y llenos de energía? ¿Necesitamos controlar todo hasta llegar a exigir que un bebé no llore o que un crío de 6 años no se levante de su mesa en 3 horas de comida y sobremesa?

¿Nos horroriza la perdida de control, o es que preferimos estar amodorrados como con el soporifón?

No sé de dónde nos viene esta actitud, pero sí tengo claro que el mundo será mejor si los niños son niños y no máquinas, porque de adultos tampoco serán robots y se necesita mucha humanidad en este mundo nuestro.

Y además, ¿por qué buscamos el elixir de la eterna juventud cuando lo tenemos delante y lo ignoramos? Vamos a seguir viendo la vida como cuando éramos críos (al menos a ratitos…)

 

 

 


Mónica Anchelergues. Mamá de un pequeño terremoto que vino a mi mundo en 2011, y un bebé, el nuevo, de 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detras de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR