Con peques en Zgz ©2017

Costa Amalfitana y Pompeya con peques.

Este verano he conseguido ir a un destino que llevaba tiempo anhelando, la Costa Amalfitana en la región Italiana de Campania. Estuvimos además en Roma y en el sur de la Toscana, pero esos destinos los dejo para otros posts.

Repetimos viaje en ferry, con Grimaldi Lines, saliendo desde Barcelona, unas 22 horas de viaje. Os lo cuento en el post del año pasado junto con algunos detalles añadidos sobre la experiencia de este año. Podéis verlo aquí

Es un viaje cómodo y con un precio ajustado. Sobre todo porque permite ir con tu propio coche y así no hay que alquilar otro y buscar sillas para los peques. En esta ocasión este aspecto es importante, volveremos sobre este punto más adelante.

El ferry llega a Civitavecchia, a unos 70 km de Roma. De Roma a la costa Amalfitana hay unos 250 km y se puede ir por la autopista, Roma-Nápoles. De la capital italiana a la ciudad de Nápoles son 220 km. De Nápoles a Sorrento son otros 50 km, pero una vez que pasas Napolés cambias de carreteras y los ritmos son distintos.

 

costa AmalfitanaDónde alojarse

Le di muchas vueltas al lugar elegido como base y el elegido resultó ser un completo acierto, tanto por la ubicación como por el establecimiento en sí. Os cuento un poco más porque es un sitio que se puede recomendar totalmente.

Primero había mirado alojamiento por Pompeya, ya que queríamos visitarla y vi que los precios eran bastante baratos, bajando de los 90 € por noche para los 4. Eso sí, lo miré en enero y el viaje lo hemos hecho en Julio. Con menos tiempo los precios suben y la disponibilidad baja. Ojo, que es una zona muy muy saturada de turismo.

Sin embargo al ir calculando distancias vi que estando en Pompeya o incluso en Napolés me quedaban lejos las localidades amalfitanas para ir y venir en el día. Busqué entonces alojamiento en Amalfi y los precios se disparaban. Y me pasaba lo contrario, Pompeya se me quedaba más a desmano. Así que mapas en mano y calculando tiempo y kilómetros me decidí por algo más cerca de Sorrento. Además desde Sorrento salen muchos barcos y ferrys a otras localidades y en principio era la idea que llevaba, ir en barco a todas partes.

Entre todos los que fuí viendo me quedé con el Casa Mazzola. Tenía comentarios y valoraciones muy buenos tanto en booking. com, en Google  como en Trypadvisor y me encajaba muy bien en situación, así que reservé allí.

Es un B&B, con varias habitaciones (también hay disponible apartamentos) y un bonito jardín en terraza. Las vistas son espectaculares y ves el Vesubio y todo el Golfo de Napolés. La habitación era más que amplia y teníamos cama doble (y grande) y dos camas twins para los peques, separadas por una mámpara del resto.  Wifi, nevera y tele. Perfecto y bonito.

Tienen una piscina ideal para los peques y para refrescarse un poco tras pasar el día fuera. Es pequeña pero para ellos más que de sobra, los míos la disfrutaron mucho.

Casa Mazzola

Lo mejor de todo, la atención y el trato tan familiar. Ya desde el primer momento Luigi nos recibió estupendamente y nos comenzó a dar información muy valiosa sobre la zona. Sabía los días que teníamos y nos recomendó el planning para aprovechar a tope la estancia. No es una zona “fácil”, a pesar de haber leído guías y mucha información, al llegar allí ves que no es sencillo saber cómo y dónde moverte. Tiene preparados mapas hechos por él con todo detalle de la zona.

La densidad de población en la península sorrentina es bastante alta. Las carreteras atraviesan las localidades, pero por las calles más periféricas. Muchos pueblos se solapan unos con otros y no tienes muy claro dónde estás. Es todo muy macizo. En otros sitios llegas, buscas el centro (o el puerto) y comienzas a moverte. Aquí no es tan sencillo, por lo que la ayuda de alguien que es de allí es muy valiosa.

Y un plus para los que no se apañen muy bien con los idiomas, habla castellano, así que más fácil imposible. El trato fue muy cercano y es una familia maravillosa, tanto Luigi como Ugo.

Unos 110-150 € por noche y familia, con desayuno incluido. Depende temporada. Por su situación es mejor si vais con coche. Podéis reservar o ver más info desde su web o desde booking.com

Cómo moverse.

Teníamos bastante claro que llegaríamos y dejaríamos el coche aparcado, y para movernos lo haríamos en barco. Habíamos leído mucho sobre la caótica conducción en la zona y de mi visita anterior a Napolés (hace muchos años)  recordaba sobre todo a la gente de 3 en 3 e incluso de 4 en 4 en ciclomotores así que no me apetecía mucho. Pero al llegar Luigi nos recomendó el coche antes que el barco. Llegaríamos antes y las carreteras eran muy bonitas. Nuestro primer destino iba a ser acercarnos a Positano y decidimos probar.

Así vimos que tampoco era para tanto y aunque sí tienen una forma un tanto peculiar de conducir hemos estado en sitios peores. Al final es un caos ordenado, pronto ves la forma de conducir y te unes a ellos. Hay cruces que en España nos espantarían, pero son muy educados y ni siquiera pitan. Están acostumbrados.

Las carreteras son estrechas, pero como nosotros ya estamos bastante habituados a las de montaña tampoco las vimos tan mal. Y son realmente preciosas. Eso sí, en temporada alta el tráfico es intenso y ralentiza mucho el moverse.  También hay que saber bien dónde están los parkings mejor ubicados (son caros. muchos a 5 € la hora) para no andar mucho más de lo necesario. En este tema también tuvimos mucha ayuda de nuestro anfitrión.

Antes de ir, para haceros idea, mi consejo es ir viendo los tiempos e itinerarios con apps de movilidad o de GPS o incluso el mapa de google. Afina bastante con los atascos y da un tiempo muy acertado. Así veréis que 25 km allí en esas carreteras y con ese tráfico, se hacen más o menos en dos horas. Que no os engañen las distancias. Todo está cerca, pero tardas.

Sillas de retención infantil.

Una de las razones para ir a esta zona con tu coche si tus peques son más peques. En Italia la normativa es similar a la española, pero en esta zona no veías un solo coche con SRI (salvo extranjeros). Yo alucinaba bastante de ver niños pequeños en regazos de sus padres en los asientos delanteros (en motos ya ni te cuento), así que no esperéis alquilar un coche con sillita. Ni pedir un taxi con ella.

desde la carreteraPresupuesto

No es una zona barata. En alojamiento y en tema comidas es más cara que otras zonas de Italia. Las bebidas se pagan bastante, sobre todo la cerveza que te puede costar la caña unos 6-8 € en cualquier lado. No nos metimos en ningún sitio de súper lujo, ni mucho menos.

Capri aún es más cara, tiene mucha tienda y restaurante de lujo, pero también hay sitios en los que comprar pizza al taglio para comer y se puede dejar la cena para sentarse en un restaurante.

Las tiendas de ropa son bastante caras también pero tienen prendas muy bonitas. Hay también muchas galerías de arte en casi todas las localidades.

Pero en general mirando y organizándote se puede restringir el presupuesto y que no se dispare. Contad con presupuesto para parkings, en casi ningún sitio aparcas gratis.

Playas

La costa amalfitana no es un destino de totalmente playero. No al menos si buscas grandes playas de arena blanca o dorada. Hay mar, calas y pequeñas playas de piedra. Podrás bañarte en el mar (en verano el agua es bastante cálida) mientras contemplas impresionantes paisajes que parecen de alta montaña. Es una península con altos acantilados y muy montañosa. Al contrario de lo que pueda parecer es muy verde y hay muchísima vegetación.

Casi obligatorio, sobre todo con peques, hacerse con unas buenas chanclas “atadas” (tipo cangrejeras) o mejor aún, que es lo que compré yo, unos escarpines con buena suela. Así evitamos clavarnos piedras, resbalones y demás.

Las playas en estos pueblos son casi todas privadas. Tienen zonas amplias con hamacas y sombrilla de pago, aunque en todas hay zonas libres para poner la toalla a tu antojo. En este viaje no hemos cogido tumbona en ninguna de estas playas porque hemos estado muy de paso y no merecía la pena para un baño de una o dos horas. Si vas a estar todo el día con los peques, mejor coger una. Además estas zonas suelen tener un pequeño área con columpios y juegos infantiles.

Comer

Como en toda Italia se come muy bien. Tienen buena materia prima, ¡los tomates saben a tomate!. Y para ir con niños es un sitio “fácil”.

Mucha variedad en esta zona. Desde las pizzas, los platos de pescado fresco, verdura, muy típico también los calamares y pulpo (sobre todo alla grillia), la pasta, los helados (cómo no), y cualquier cosa relacionada con limones. Es una zona de gran producción de estos cítricos y están por todas partes. Granizado, limoncello, postres con limón… Enormes (vimos algunos como sandías) y muy ricos.

Qué ver

Costa Amalfitana, por la carretera “costiera amalfitana”.

Positano

Quizás la localidad más famosa, un pueblo muy cinematográfico con unas vistas impresionantes. Es uno de los pueblos más bonitos que he visto nunca. Os acordáis el bonito pueblo en el que Diane Lane paseaba por la playa con un mozo italiano de muy buen ver? Aquí se rodó alguna escena de “Bajo el sol de la Toscana”.

Eso sí, gente muchísima. Pero mucha, mucha, lo que le puede quitar algo de encanto sobre todo a pasear por sus estrechas calles porque es una riada de gente. Si podéis, visitadlo a última hora de la tarde que hay un poco menos de gente (ojo además que esta es zona de cruceros y por las mañanas hay muchas excursiones).

Aquí nos indicaron un parking que está ya casi en el casco, si se aparca en los de arriba o en la carretera luego hay que bajar/subir mucho. Con la pega de las cuestas pero también del nulo arcen (y yo con los críos me pongo muy nerviosa).

Aquí fuímos a una pequeña cala a bañarnos, que merece la pena por el bonito paseo. Son diez minutos escasos desde el puerto. LLegado al puerto sigues a la derecha por un camino que sube y enseguida se ve. Hay una cala y seguido una playa con restaurante. Estuvimos casi solos por la tarde, muy distinto a la saturación que había en la playa principal.

positanoAmalfi

Da el nombre a la costa. En tiempos fu una importante ciudad, pero un terremoto la destruyó y la sumió en el mar. Ahora es más pequeña, pero sigue siendo muy bella. Especialmente destaca el duomo de San Andrea y la vista de su puerto.

Ravello

Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Está en el interior, pero tiene las mejores vistas de toda la costa. Ravello es muy famosa sobre todo por su festival de música y por la vista que hay desde una de las villas (Rufolo, se puede visitar tanto la villa como los jardines.  7 €). Pasear por sus calles es una delicia, siempre viendo el mar abajo (está a 365 m sobre el nivel del mar)

ravelloSorrento

Da el nombre a la península. Es la población más habitada y merece una visita. Especialmente para ver su centro, el convento de San Francisco (con un increíble claustro) y la vista del puerto. La altura es impresionante. Se puede bajar en ascensor, así que imaginad!

sorrentoLa isla de Capri

Yo no tenía muy claro si ir a Capri, ya que me esperaba una isla muy masificada. Pero al final fuimos y lo hicimos en excursión privada en barco. Estas excursiones, que duran casi todo el día, no son baratas pero están bastante bien, sobre todo por la vuelta a la isla que hacen. Esta “vuelta” se ofrece en barcos más económicos (con mucha más gente, más tipo barco turístico) pero por lo que vimos es menos espectacular. En estas excursiones vas como mucho 10 personas y se adaptan más a los tiempos que necesita el grupo y te dejan bañarte en el mar. Te recogen en el alojamiento y te dejan por la tarde allí otra vez. El precio son unos 100 euros por persona, los niños unos 65. Los menores de 3 no suelen pagar. Depende del organizador, hay un montón y es fácil reservarlas tanto en internet como allí. Se ofertan en casi todos los sitios saliendo de varios puertos: Sorrento, Massa Lubrense, Positano, etc.

La vuelta por la isla es una bonita experiencia pues la isla y su costa es preciosa. Lo que no me gustó nada es que hasta el mar está saturado. Hay una zona donde están casi todos los yates fondeados. Yates “de flipar”, de 4, 5, 6 puentes… enormes. Nos quedamos con algún nombre y los buscamos luego. Eran de millonarios rusos, actores y demás… Esta zona de los yates está llena, perdón por la expresión, de mierda. Un montón de plástico en el agua, botellas de cocacola, botellas de vino… etc. De vergüenza. Un sitio tan bonito con aguas tan azules y tanta porquería.

Aún así, me gustó poder visitar la isla y sus alredores marinos.

Una vez en la isla, nosotros fuimos a Anacapri. La ida la hicimos en bus, muy barato pero una hora esperando a pleno sol. Los buses son enanos y pasan cada 15 minutos. Había tnata gente que cogimos el cuarto que vimos. La vuelta la hicimos en taxi porque nos quedamos sin tiempo para volver en hora al barco. Los taxis son muy chulos, descapotables y grandes. Antes de subir pactas el precio y aunque nos habían dicho que unos 30 euros el nuestro “solo” nos cobró 20.

En Anacapri cogimos el telesilla al monte Solaro, con vistas de impresión sobre la isla y la península de Sorrento. Subes a casi 600 metros sobre el nivel del mar. El precio, 11 €, los niños gratis (van en tus rodillas, para los que tienen vértigo da un poco de yuyú).

Hay otras opciones de visita en Capri como son los Jardines de Augusto, o la propia Capri.

capri y anacapri

Pompeya, las excavaciones.

Para mi una de las citas imprescindibles del viaje, de lo que más ganas tenía. Había estado con 16 años en el viaje de estudios de 3º de BUP y ya entonces me había impresionado mucho y tenía ganas de volver. Esta segunda visita me gustó todavía más y lo mejor de todo es que a mis peques les encantó y pudimos disfrutar de un largo día allí.

íbamos preparados para hacer una vuelta rápida de una hora y media o dos horas. Desde la casa Luigi ya nos había marcado lo más importante. Pero los peques no se quejaron y como vimos que les interesaba alargamos mucho. Fuimos de los últimos en irnos y vimos casi casi todo. 7 horas dentro. Así vimos también que a partir de las 4 de la tarde la afluencia es mucho menor, y con el plus de que la luz de tarde es más bonita y se disfruta de una forma distinta. Para hacer más entretenida la visita les habíamos ido contando la historia de Pompeya  y ya entraban con ganas de ver algo. Además al ser ruinas tan “enteras” se hacen mejor a la idea y el poder entrar y salir de las casas es muy atractivo. En Pompeya podemos hacernos a la idea perfectamente de cómo era una ciudad romana y cómo vivían. El tiempo se paró con la erupción del Vesubio en el año 79 d.d.C.

Otro sitio más al que quiero volver.

Importante, si queréis saltaros las colas (en las horas centrales se junta bastante gente), reservad por internet. Así pasas directo sin esperas. El precio de entrada es de 15 €. Los niños no pagan. La web oficial es www.pompeiisites.org y para la compra de entradas esta: www.coopculture.it/heritage.cfm?id=1  (ojo que lo venden en muchos sitios que no son el oficial y no valdría para saltarse la cola)

pompeya con niños

Otros sitios recomendados y que me he quedado con ganas de ver (tendré que volver pero en estancia más larga) son Praiano, Minori, Maiori, o ya fuera, las islas Procida e Ischia. El fiordo de Furore, una impresionante playa diminuta entre rocas altísimas, solo lo vimos de pasada, pero si podéis, bajar a bañaros.

También os dejo una playa, amplia y cercana a Sorrento, la de Meta. Es bastante bonita y cómoda. Más grande que otras de la zona. Tiene servicios y está dentro de la localidad. Está marcada en el mapa de arriba.

En resumen, un viaje genial que deja muchas ganas de volver. Desde aquí fuímos a Roma y después continuamos viaje a la Toscana, a la parte suroeste. Eso lo contaremos en otro post.

¡Buen viaje!

 


Mónica Anchelergues. Mamá de dos pequeños terremotos que llegaron a mi mundo en 2011 y en 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detrás de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies