Con peques en Zgz ©2017
READING

Sur de Francia con niños. Occitania. Albi y pueblo...

Sur de Francia con niños. Occitania. Albi y pueblos medievales

El sur de Francia ofrece una gran variedad de destinos para disfrutarlos en familia. Castillos, Pirineos, la costa mediterránea… aquí os hemos hablado ya de diversas opciones, Aude, la Cámarga y la Provenza, Burdeos… hoy venimos a contaros nuestro último viaje al sur de Francia, una ruta por los pueblos más bonitos del país galo y una parada en Toulouse, la ciudad Rosa.

Comenzamos nuestro viaje estableciendo nuestro primer destino y base de operaciones en Albi. Desde aquí visitamos los pueblos cercanos, conocidos como la Toscana Francesa. Acabamos nuestro viaje pasando 2 noches en Toulouse y explorando la ciudad. Como el post se nos quedaría muy largo porque hay mucho que contar, dividimos la información en dos diferentes y hablaremos de Toulouse en una próxima entrada.

catedral albi

En esta ocasión nos desplazamos en coche desde Zaragoza. Albi está a 470 km de nuestra ciudad y nos llevo unas 6 horas con una parada a comer. A la ida fuímos por Bielsa y a la vuelta por Somport. En cuanto a tiempo, similar, un poquito más largo por Somport pero la carretera es más cómoda. Aunque ir por Bielsa es muy bonito.

A las 4 ya estábamos en Albi dispuestos a conocer esta preciosa ciudad medieval, perteneciente al departamento de Tarn, al que da nombre su río, en la región de Ocitania.

Albi es una ciudad patrimonio de la UNESCO y en cuanto entras en ella te das cuenta el por qué.

ALBI

Albi está situada en la región de Occitania, al suroeste de Francia. Es conocida por su rica historia y su impresionante arquitectura, y ofrece una experiencia única para familias que busquen disfrutar del patrimonio de la región y sus visitas culturales.

vista de Albi

Albi es una ciudad pequeña que se recorre a pie fácilmente, es un buen plan un paseo por sus calles para ir descubriendo los edificios medievales que nos llevan a otra época.

Casi todos estos edificios están construidos con el mismo tipo de ladrillo, de un tono muy característico que da a la ciudad un encanto especial. Lo más destacable de Albi, y su centro, es su impresionante catedral. Única en el mundo por su enorme envergadura y por estar construida completamente con ladrillos.

En Albi tenemos varias opciones de visitas que no podemos perdernos.

Catedral de Santa Cecilia es un magnífico ejemplo de arquitectura gótica, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su imponente presencia alucinará a los peques.

catedral de Albi

Nosotros cogimos una visita guiada para conocerla, desde la oficina de turismo y fue muy interesante. Hay visitas en todos los idiomas. La oficina de turismo está en la misma plaza de la catedral.

Museo Toulouse-Lautrec: Albi es la ciudad natal del famoso pintor Henri de Toulouse-Lautrec, y el museo dedicado a su obra es otro atractivo destacado. Además también merece la pena por la visita al edificio. Está también en la plaza, junto a la catedral.

Paseo por el casco antiguo. El casco antiguo de Albi es encantador, con calles adoquinadas, casas de colores y plazas acogedoras. Pasear por sus callejones y descubrir sus rincones es toda una experiencia.

albi, el centro

Jardín Palais de la Berbie: Este hermoso jardín, ubicado junto al Palacio de la Berbie, es un lugar ideal para que los niños jueguen y los padres disfruten de un tranquilo paseo. Ofrece una vista espectacular de la catedral y el río Tarn. Fotos y selfies asegurados.

Puente Viejo (Pont Vieux) sobre el río Tarn, desde aquí también tendréis las mejores imágenes.

Dónde comer en Albi.

Hay una buena oferta de restaurantes y también podemos comer crêpes u otros dulces típicos franceses. Nosotros seguimos las recomendaciones de nuestro anfitrión en Albi y descubrimos sitios en los que comimos muy bien. Os dejo alguno de ellos:

Ô vent d´Anges, para picar y tomar tapas (sí, tapas) para picar algo está bastante bien

Le Bruit en cuisine. De aquí es la foto de la pizza que pusieron para mi hijo pequeño. Para los mayores, buena cocina, pizzas especiales y un rico steak tartar. Tiene una trerraza muy chula con buenas vistas, pero como llovía cenamos dentro.

La fourchette à droite. Muy cerca de la Catedral. Platos variados franceses.

Le Clos Sainte Cecile. En una antigua escuela, fue mi preferido en Albi. Comimos muy bien. Mejor reservar.

En esta zona de Francia, sobre todo en los pueblos pequeños, estad atentos a los horarios de comida franceses. Pasada la hora de la comida es muy complicado encontrar dónde comer. Planificad la comida sobre las 12.30. (En ciudades más grandes es menos problemático, pero en los pueblos que hay pocos sitios y cumplen mucho los horarios puede ser un problema. Y quedarse sin comer yendo con niños muy peques.. pues ya sabéis lo que pasa…).

Sobre precios. Un poco de todo. Puedes comer relativamente barato en los pueblos, pero hay poca variedad. En Albi hay bastantes más opciones y los rangos medios de precios estarán por unos 30€.

La región circundante a Albi está llena de pequeños pueblos con encanto, cada uno con su propia historia y carácter. Explorar estos lugares del suroeste de Francia es toda una aventura si vamos con los peques. Hay varias rutas recomendadas, y son muchas las localidades a visitar. Depende cómo vayáis de tiempo, hay que elegir. Cada uno tiene su encanto, unos son más grandes que otros, pero todos merecen la pena una visita.

¿Cuáles son los más bonitos? esto va en gustos porque todos tienen su encanto por un motivo o por otro. Además los trayectos entre cada localidad deja también paisajes preciosos que es un gusto recorrer. Nosotros visitamos los siguientes (3 días, cada día íbamos viendo más de uno siguiendo la ruta)

Cordes-sur-Ciel: Ubicado a aproximadamente 25 kilómetros al noreste de Albi, es famoso por su arquitectura medieval bien conservada. Este pueblo se encuentra en la cima de una colina y ofrece vistas panorámicas de los alrededores. Es de los más grandes. Recomendado aparcar abajo, no se puede entrar con coche al centro. Hay parking de pago. A Cordes se le puede dedicar perfectamente una mañana entera.

Gaillac: A solo 25 kilómetros al suroeste de Albi, Gaillac es una ciudad vinícola en la que puedes visitar viñedos, bodegas y disfrutar de degustaciones de vino.

Penne, con su castillo colgado. en temporada alta ofrece visitas teatralizadas todos los días, como estábamos en baja (noviembre) no pudimos entrar porque no nos coincidió con actividad. pero sí paseamos por el pueblo. Es pequeñito pero con mucho encanto, y con su castillo siempre vigilante.

Bruniquel, otro precioso pueblo medieval muy bien conservado. visitamos su chateau, una visita bastante recomendable, tanto por el edificio en sí y sus dependencias como por las vistas que tiene.

Puycelsi Es famoso por sus tiendas de artesanos. Otro pueblo medieval por el que pasear por sus calles

Lautrec. A 30 km de Albi, precioso para visitar sus calles. Está todo amurallado y ofrece un bonito paseo. De interés especial es su molino de viento.

Castelnau de Montmiral. Es un pueblo muy pequeñito y precioso. famoso por su plaza medieval. en sus porches alberga el único restaurante del pueblo en el que comí el mejor pastel de merengue del mundo. de verdad. Tiene un parquecito infantil fuera de la muralla que si vais con niños peques esta bien para que descansen un poco de patear. El pueblo se ve muy rápido.

Castres: A unos 42 kilómetros al sureste de Albi, Castres es conocido sobre todo por sus canales con casas medievales que se asoman a las aguas del Tarn, es el más distinto de todos los que visitamos. El Museo Goya en Castres alberga una impresionante colección de obras del pintor Francisco de Goya. También es muy bonito el jardín exterior

Rocamadour. Este no nos dio tiempo, pero os lo dejo porque es de los más chulos, Aunque técnicamente en la región de Occitania, Rocamadour se encuentra más hacia el este y más alejado.

Alojamiento en Albi

En Albi nos alojamos en Villa Carolina, una Chambre d’Hotes muy recomendable, y más yendo en familia. Está muy bien situada, con vistas a la catedral y para ir al centro solo hay que cruzar a pie el puente. Está en una calle muy tranquila y la casa es estupenda. Tiene habitaciones familiares para 4, 3 o 2 personas. Son espaciosas y muy bien decoradas.

El desayuno es estupendo y un plus, su gerente es maño, así que un motivo más para elegir esta opción. Estuvimos muy a gusto y se puede recomendar con total tranquilidad. Los precios van desde 150 la noche por habitación incluyendo el rico desayuno.

La vista que teníamos desde nuestro alojamiento

En resumen, un viaje a una zona que nos encantó. Una maravilla que te lleva a otra época, unos paisajes preciosos y muy buena comida. ¿Qué más pedirle a un viaje en familia?


Mónica Anchelergues. Mamá de dos pequeños terremotos que llegaron a mi mundo en 2011 y en 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detrás de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies