Con peques en Zgz ©2017
READING

Salud ocular de los peques y adolescentes en veran...

Salud ocular de los peques y adolescentes en verano

Llega el verano y con él el cloro, la arena, el sol intenso, los cambios de horarios, mayor relajación en la exposición a las pantallas… todo esto puede afectar a la salud de los ojos de nuestros hijos: bebés, peques y adolescentes.

Así que nos planteamos, ¿cómo podemos cuidar la salud ocular en estas vacaciones?

gafas de sol para bebés

Protege sus ojos

Los ojos de los peques y jóvenes son más vulnerables al sol que los de los adultos. Todavía se están formando y además la pupila está más dilatada, con lo que entra mucha más luz que en los ojos de un adulto y la radiación puede ser más dañina.

Gorras, viseras y gafas de sol son indispensables en verano para evitar que la luz directa del sol llegue a los ojos. Muy importante con las gafas que sean unas buenas gafas homologadas, que lleven el sello CE y con filtro. Comprar unas gafas que no sean adecuadas puede ser peor que no llevarlas.

¿Desde cuándo usarlas? Desde los 6 meses. ¿Dónde? En todas partes en verano, sobre todo durante las horas centrales del día. Y con mayor precaución en la playa y en la montaña, donde los rayos UVA son más intensos.

Las gafas de buceo también son recomendables. Los ojos no estarán así en contacto con el cloro de la piscina ni con la sal e impurezas del mar. Además, es más divertido ver el fondo del agua.

Mantén los ojos limpios tras los baños

Una ducha después del baño nos ayudará a limpiar los ojos de las impurezas, bacterias y demás que se hayan podido quedar en nuestro ojos. También es ideal lavar con lágrima artificial, un producto que cuando comienzas a usarlo se vuelve imprescindible porque alivia mucho y proporciona bienestar. Podemos adquirirlo online, por ejemplo en la web de Vision Direct España. Para el verano lo mejor es llevarlas en formato monodosis.

Cuidado con los objetos extraños.

Por ejemplo la arena cuando son muy pequeños. Se pringan mucho las manos y se las pueden llevar a los ojos dañándose la córnea al meterse la arena.

Cuidado también en las excursiones al campo con las plantas. Algunas, como las ortigas, son irritantes y si el peque las coge y se frota luego puede tener una importante irritación.

Atención también al aplicar la crema solar y que no entre en los ojos. Suelen ser irritantes. Idéntico cuidado con algo que usamos mucho en verano: los repelentes de insectos.

¿Y si llevan lentillas?

Los adolescentes y peques que llevan lentillas tienen que extremar la precaución en verano. Los ojos con lentillas además pueden resecarse más de lo habitual en esta época con lo que conviene tener aún más cuidado y usar las gotas humectantes y las lágrimas artificiales.

También tendremos que insistir con nuestros adolescentes que sigan el ritual de higiene como el resto del año, las vacaciones son una época de relajar costumbres pero en este caso hay que seguir siendo estrictos. Lavarse las manos antes, limpiar las lentillas, etc.

También el uso de las gafas de sol ayudará a mantener una correcta salud ocular con lentillas.

Ojo con meterse a bucear con lentillas y sin gafas.

Y si veis muy complicado que sigan estrictamente sus rituales de limpieza, lo mejor será las lentillas de uso diario, que son ideales para los días de verano. Eso sí, consultad primero con el especialista para que os pueda recomendar.

lentillas azules

¿Y si mi adolescente quiere usar lentillas de colores?

En verano las ganas de divertirse y de probar cosas nuevas se apoderan de todos, y más de los adolescentes y jóvenes. Las lentillas de colores se han puesto de moda y hoy en día tenemos marcas que nos dan toda la garantía y que se pueden usar con total tranquilidad. Para estar seguros comprad solo estas lentillas en tiendas especializadas y que ofrezcan marcas solventes. Comprar lentillas azules sin graduar, o verdes, o de colores de fantasía puede ser muy divertido en esta época.

Las pantallas

El uso excesivo de pantallas puede incidir en la salud óptica de nuestros hijos. Con el verano puede haber tentación de relajar normas y permitir que jueguen más. Pero es importante concienciarles de que también tienen que hacer actividades al aire libre en las que el ojo vaya teniendo que adaptarse a distintas distancias, enfocar, etc.

En resumen, debemos cuidar la salud de los ojos de nuestros hijos durante todo el año, pero tenemos que extremar las precauciones en las vacaciones estivales. De esta forma gozaremos de una buena salud ocular todo el año.

¿Y tú cómo proteges los ojos de tus peques? ¿Nos cuentas en comentarios?


María Laguía. ¿Qué quién soy?...pues soy María, mujer, madre, maestra y un sinfín de cosas más. Ante todo, persona, como cualquier otra con ideas, opiniones, gustos y disgustos. Mamá de dos peques preciosos: Gael de 3 años y Elisa de 11 meses. ¿Atareada? Mucho. Pero con ganas de hacer muchas cosas…uf!

RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies