Con peques en Zgz ©2017
READING

[Compras en el embarazo] Eligiendo la silla para e...

[Compras en el embarazo] Eligiendo la silla para el coche. 2ª parte

.
Hace un par de semanas tuvimos la oportunidad de asistir a una charla de seguridad vial impartida por Cristina Barroso, de “Que los niños viajen a contra marcha”, y organizada por la tienda zaragozana Nenena.



La charla fue todo un éxito de asistencia, y Cristina de Nenena, nos presentó emocionada a la ponente. Conozco a Cristina desde que estaba embarazada de mi primer hijo, cuando llegué a su tienda con mi novata lista de compras-de-preñada-urgentísima-e-imprescindible y me asesoró quitándome de la cabeza, y de la urgencia, de más de la mitad de las cosas.  Por eso no me sorprendió nada que junto con Inés, organizaran esta charla pensando en informarnos sobre lo mejor para nuestros peques en materia de sillas, lo que comprarían ellas para los suyos.



La ponencia, porque eso fue, en toda regla, no tuvo desperdicio. Dos horas intensas de contenido en el que no sobraba nada, y muy bien expuesto por Cristina Barroso, consultora de retención con muy buenas dotes de comunicación que nos dejó a todos con ganas de más.



Para disipar desde ya sospechas de conveniencia de vendernos sillas, no se nombró ni una marca (salvo en ruegos y preguntas y muy de pasada, por parte de quienes preguntaban), ni se hizo publi de la tienda, ni vimos una presentación de modelos, ni folletos ni nada parecido. Sólo se habló de conceptos de seguridad en general.



En el anterior post, ya hablamos de todo lo relativo a la ley vigente, homologaciones y tipos de silla disponibles por grupos hoy en día, si no lo habéis leído y aterrizáis en este post, recomiendo retomar el anterior también como introducción.



Como prometí en el anterior post, quería haceros un buen resumen, sobre todo para los que no conocéis muy a fondo el tema de sistemas de retención contramarcha, porque hasta ahora, la información que hay “oficial” es poca, pese a contar con informes favorables en este sentido de DGT, Mapfre, etc, por nombrar algunos.



Pero en el lío de rankings y recomendaciones comerciales, el desconocimiento es todavía elevado. Así que sin más vamos a desgranar el contenido de esta charla:



Para empezar, como hablamos de seguridad en el automóvil, vamos a repasar lo que entendemos por “seguro” y “seguridad”.



Cristina Barroso comienza contándonos que el concepto de “seguro” en España en lo referido a sillas de auto está pervertido, no hay nada que pueda ser más o menos seguro, es seguro o no lo es, es decir, atendiendo a la definición fiel, que es nada más y nada menos que exento de lesión. Ileso.



Entonces un SRI será seguro si permite salir del escenario más frecuente y lesivo, exento de lesión.



Los rankings no acaban escalando seguridad, sino que puntúan diversos aspectos por lo que la nota final no significa en realidad lo que pensamos. Nada respecto a seguridad, claro.



A la hora de comprar las sillas miramos estos rankings y además nos informamos de lo exigido para el cumplimiento de la ley, los supuestos y homologaciones actuales y vigentes.  De esto ya hablamos en el anterior texto.



Pero nosotros queremos, además de cumplir la ley, que nuestros peques viajen seguros en el coche.



Para comprender cómo se diseña un SRI volvemos la vista atrás y nos fijamos en la historia de estos dispositivos.



Mis padres siempre cuentan que fueron de los primeros que compraron una silla para el coche, cuando se empezaban a ver más (con esto ya digo lo mayor que soy), nadie llevaba entonces y era taaaan golosa, que nos la robaron del coche al poco tiempo.



La verdad es que no recuerdo ni por asomo cómo era, pero en la charla Cristina nos arrojó algo de luz sobre cómo empezó a normalizarse el uso de sillas para los niños. Importante porque la historia, el origen, de este uso y de para qué se quería es lo que define los modelos de seguridad que han ido evolucionando.



Tenemos dos escenarios, el modelo que comenzó en EEUU y UK, y por otra parte, paralelo, el modelo Sueco.



Vamos con el primero. Este modelo lo que buscaba era simplemente que el niño/bebé permaneciera en su sitio sin molestar al conductor. Surgen así varios modelos de retención que ahora los vemos y nos parecen marcianos total.



historia sillas



Tumbados, elevados sin más (para que vean el paisaje), en cuna, e incluso ¡por fuera!!!!!



historia sillas

No hay más que darse una vuelta por Pinterest para ver estas maravillas vintage





Por otro lado, el modelo sueco, que busca desde el principio en su diseño, la seguridad, y para establecer este nivel de seguridad se marcan el cómo proteger al adulto más vulnerable. Y, sorpresa, ¿en quién se fijan?



En los astronautas en un amerizaje.



Los viajeros del espacio son sometidos constantemente a fuerzas bruscas, y aceleraciones y deceleraciones muy fuertes. Es un escenario extremo y es el que escogen.



Y con esta premisa, establecen que la forma más segura es viajar con el asiento dado la vuelta. Desde 1967. Hace ya un tiempo (aclaro que la silla que tenía yo es posterior, vieja, pero tanto no).



sri suecos



Es un dato importante, sobre todo para los argumentos del “antes ibáis sin sillas y no pasaba nada“. A finales de los 60, en Suecia ya iban a contramarcha. Y han seguido así, con cifras de menores fallecidos en accidentes mucho más bajas que en otros países.



Entonces, para elegir el mejor y más seguro SRI del mercado actual, ¿en qué tenemos que fijarnos?



Comprar una sillita para el coche es comprar un seguro, por si pasa. Por si tenemos un accidente.



Lo primero claro está será intentar no tenerlo. Conducir bien, respetando normas, con prudencia, etc. Pero los accidente no siempre dependen de nosotros, puede haber muchas causas externas y desgraciadamente sigue habiendo. Así que una de las medidas que tomamos es adquirir un SRI y usarlo (correctamente).



Primero vamos a ver los distintos escenarios, y aquí Cristina nos aclaró un punto que no se suele tener claro. No es lo mismo tipo de impacto que tipo de colisión. Y en las estadísticas de la DGT nos hablan de colisión, no de impacto. Ojo.
tipos colision



Sobre las estadísticas de la DGT lo dicho, hay que mirarlas sabiendo bien qué miden y qué vemos. Cuando estudié la carrera (publicidad) elegí como tema reducir los accidentes de tráfico como proyecto, este proyecto incluía un estudio de mercado (en este caso las estadísticas de la DGT de accidentes con víctimas) para centrar el público objetivo al que nos dirigiríamos (los conductores tipo que tenían más accidentes), y tras el posterior análisis, elaborar una estrategia de comunicación para tratar de evitarlos.



Y una de las cosas que más me llamó la atención fueron los datos que se recogían y la posterior interpretación y muestra, que a mi modo de entender, llevaban a algo de error. Igual que en el caso de impacto contra colisión. Así que si nos remitimos a las estadísticas, hay que leerlas bien y con mucha atención.



Volvamos a este punto.



El impacto es el causante de la lesión. Para haber un impacto no tiene porque haber una colisión. Por ejemplo, un frenazo muy brusco. El cuerpo tiene un impacto, pero el coche no ha colisionado con nada. Y este es uno de los escenarios más frecuentes, sobre todo en ciudad, que es donde más desplazamientos hacemos a lo largo de la semana.



.



El escenario más frecuente y lesivo es el impacto frontal.



.



Las Zonas a proteger. Otro aspecto a tener en cuenta.



Un niño no tiene el mismo cuerpo que un adulto. Un bebé de 3 meses tampoco es igual que un niño de 2 o que uno de 8. En cada edad las zonas más frágiles van cambiando, al igual que las proporciones de miembros y órganos.



En los bebés y niños pequeños, los huesos son blandos y cartilaginosos, no están formados. La cabeza también es distinta a la nuestra, teniendo una proporción muy superior, y tienen menos tórax que nosotros. El cuello en edades muy tempranas es inexistente, es blandito, no está formado, no les sujeta la cabeza, así que es clave protegerlo.



proporcion bebes



Como vemos en la imagen, las diferencias son enormes. Y por eso también tienen zonas más frágiles que los adultos, y éstas son las que hay que proteger especialmente, así que para saber qué silla es la mejor, tenemos que ver la que

en el escenario más frecuente y lesivo, proteja del todo las zonas más frágiles

¿Qué opciones de compra tenemos en España?



Aquí han ido cambiando las normas, y también lo que nos ofrecía el mercado. Por el año 2003 se establece que nos guiamos por cuatro tipos de silla según edad: empezamos con los capazos, pasamos a los huevitos, luego al arnés de mayor, de frente y por último al elevador.



En 2011 surgen las sillas de cojín. (aunque ya existían de hace tiempo)



Y poco después, surge el movimiento a contramarcha. (No solo en España, también en otros países en los que se viaja a favor de la marcha desde edades tempranas).



Mientras, en Suecia, país con bajos datos de mortalidad infantil en accidentes, desde siempre, desde los 60, el sistema único es de espaldas y en lo que aquí equivale a un grupo 2/3. Tal y como hemos visto en la historia.



La percepción del riesgo en el coche. No la tenemos



Es muy habitual oir el “por un rato no pasa nada“, “es un momento, no me abrocho el cinturón“. Esto ya lo decía un profe mío de BUP, nos metía mucho en la cabeza el peligro del tráfico, quizás porque ya andábamos en edad de soñar con el carnet de conducir, y decía “la gente no es consciente de que va metida en una lata, a una velocidad considerable



Y no lo somos aún, ahora que los coches aún van más rápido. Y quizás por eso no nos hemos tomado demasiado en serio el tema silla, y aún pesa mucho el ahorrarnos algo o el tener la más mona.



Cuando vamos en un coche, vamos a la misma velocidad que él, el impacto dependerá mucho de esa velocidad. Pero ya a velocidades bajas, como pueden ser 50 km/h, el daño es considerable porque aumentamos considerablemente nuestro peso. Debemos parar a pensarlo un poco, ya que cuando somos más conscientes del riesgo podemos buscar la solución.



Zonas donde más daño se produce en un accidente y qué hay qué buscar:

  • Cabeza: evitar que se golpee
Cristina en este punto nos hizo un comentario de lo más ilustrativo y clarificador. Cuando te dan a tu bebé en el hospital, lo primero que te dicen: “sujétale la cabeza”
Y después ¿vamos a meterle el coche en un capazo, donde tendrá la cabeza totalmente suelta si ocurre algo? (Nuevamente os remito al post anterior, en el que hablamos sobre los capazos y su homologación, pero su no recomendación)
  • Cuello: evitar que se estire
En Suecia, en los 50’s, hicieron una recopilación de datos de accidentes reales para determinar cuál es la fuerza máxima que soporta el cuello en un estiramiento para estar en el límite de supervivencia, y el resultado fue de 130 kg.
Allí prueban las sillas para esa fuerza y las que sobrepasan 122 kilos no serían aptas. Es el T-Test, lo que hoy conocemos como Plus Test.
Probando las sillas se vio que las de arnés, a favor de la marcha, dan una fuerza de estiramiento en el cuello de nada más y nada menos que 280 kg. En un niño, esto significa que el cuello se rompe.


En una colisión frontal, el tórax está fijado por el arnés, pero la cabeza no, así que al ir en sentido a la marcha sale lanzada hacia delante (inercia) con muchísima fuerza hasta que topa con el esternón y rebota. Tenemos dos problemas, las vertebras se rompen y el cerebro rebota dentro del cráneo.


Y no olvidemos que en el caso de un niño, el cuello es incapaz de soportar esta fuerza, y que además su cabeza constituye casi una cuarta parte del peso total de su cuerpo.
cntramarcha
Las de escudo/cojín, dan 200 kilos. Un poquito menos, pero sigue siendo muchísimo y sobrepasando mucho ese límite de supervivencia.
.
A contramarcha, el resultado de la fuerza que soporta el cuello es de 30 kilos.
acm


.
Sobre el test sueco nos llama la atención que fue la UE quien suprimió su obligatoriedad en Suecia, en favor de la homologación única con una sola etiqueta. El Plus-test ahora es un test voluntario, pero no se exige allí. ¿Por qué si es el más exigente?


Preguntas que se quedan sin respuestas y a las que llevo dando vueltas hace meses desde que empecé a leer sobre este tema.


Llegados a este punto, es bastante evidente cuál es más segura de todas estas sillas. ¿O no?


Viajar a contramarcha evita un 95% de las lesiones. Es cinco veces más seguro que viajar a favor de la marcha.


Sigamos.
.
  • Abdomen: evitar presionarlo.
.
¿Y hasta cuándo ir de espaldas?
Lo ideal sería siempre, pero con el diseño de los coches actuales no es posible, así que se establece un límite que lo marcará el peso y la altura. Alrededor de los 4 años.
Por esto es también importante que la silla que elijamos sea pensando en la morfología de nuestro peque, para que le dure lo máximo posible. Hay unos modelos que permiten más altura, otros más anchura, etc.


Cuando ya no podemos usar las sillas de a contramarcha, pasamos al grupo 2/3, en estas el torso ya no queda inmovilizado, porque es el cinturón y no un arnés el que va a sujetar al niño.
Para sujetar nuestros cuerpos, el cinturón ejerce toneladas de fuerza en contra dirección a la de la inercia y lo importante es que sujete la cadera, el hueso más duro del cuerpo.


Así que deberemos asegurarnos de que el cinturón esté bien guiado, y es lo que hace una silla de este grupo. Por ello lo importante en estos modelos, son los reposabrazos, que hacen de guías y evitan que el cinturón quede demasiado arriba y presione el abdomen en caso de accidente.


guiado del cinturon


Los niños no tienen las caderas como nosotros, por lo que ellos han de colocarse el cinturón sobre las piernas, y plano. Perpendicular al torso.
Tendemos a ponerlo sobre la tripa (también para nosotros) y no. Tiene que sujetarnos la cadera, no el abdomen (igual que con el adaptador para embarazadas).


Otra cosa que no solemos tener en cuenta es que la medida mínima que hay que tener entre respaldo del niño y el respaldo del asiento delantero son 85 cm. Para niños mayores de 8 años o mayor de 150 cm de altura, mejor sillas sin respaldo, para no acortar demasiado esa distancia.
Muchas veces se piensa que estas sillas son menos seguras por no tener respaldo, pero no es así.


Y hasta aquí tenemos los argumentos, lo que nos hará verlo todo con suficiente claridad.
¿O todavía no?


Vamos a ver algún vídeo más (en la primera parte ya pusimos alguno, pasad a verlo)



.
Lo cierto es que no siempre es suficiente ver todas estas consideraciones. Yo en mi caso lo tuve bastante claro, pero sin dejar de cabrearme y mucho, primero con fabricantes porque me están vendiendo sillas carísimas con argumentos de ser muy seguras, cuando no es así. Y también con los organismos que elaboran los rankings. Porque, a mi qué más me da si el material externo es más o menos contaminante (en lo que a seguridad se refiere, claro), o si se lava bien. No son claves en el objetivo de la silla en sí, ¿por qué se valoran en estos rankings?. Realmente lo que pasa con esto es que se añade confusión a la hora de elegir.
.
¿Qué hacemos estudiándonos todos los rankings si realmente no están calibrando el que una silla sea realmente segura?
Esto hace que de primeras sientas algo de oposición a la idea de abandonar tu silla de 400 euracos y comprar otra. Pero si piensas y analizas, la evidencia tiene poca vuelta de hoja. La física es la física y no podemos ir contra ella.
.
Además en cuanto empiezas a hablar de cambiar la silla, encuentras mucha oposición a tu alrededor.
Y los argumentos que escuchas son siempre los mismos:
.
– Cómo va a ir de espaldas tan mayor si no cabe
Caben. Hay en internet miles de fotos de niños en sus sillas a contramarcha, de distintas edades, y caben. Claro que caben.
.
– Se marea
Los niños no se marean por ir de espaldas, no tienen desarrollado el sistema vestibular, y no lo tendrán hasta los 12 años, por eso no se marean. Y si se marean es por patología, cinetinosis, y se marearán en cualquier sentido.
.
No puedo verle y es peor porque puede provocar un accidente.
Con espejo puedes verle, de forma mucho más segura que girándote si te llama y va a favor de la marcha. Es otro inconveniente facilmente solucionable, y el beneficio es mayor, no cabe duda.
.
si sigues ese planteamiento, si te dan por detras, es peor
Los golpes por alcance suelen suceder cuando estás parado, por lo que la velocidad es cero y no nos movemos de la misma forma que cuando el impacto es en marcha.
Sí será más peligorso si chocamos acelerando marcha atrás, lo cual es un escenario más improbable y como recordamos, estamos “jugando” con probabilidades, como con cualquier seguro.
.

a contra marcha

.
– Dónde mete las piernas
Los niños no suelen llevar las piernas colgando ni aunque vayan a favor de la marcha, suelen buscar punto de apoyo. ¿A quién no le suenan las pataditas en el asiento del coche, avión, bus…?
A contramarcha apoyan y van más cómodos, o llevan las piernas dobladas, que suelen tenerlas más así a lo largo del día que estiradas.
.
– No ve, no le gustará y se aburrirá.
A mi me esto me recuerda mucho a las mochilas colgonas. La misma excusa, ya pueden convencernos de que la postura más natural para portear es la de ranita, pegados a nosotros que alguien dirá “Uf, el mío es que quiere ver y dice que nanay a ir mirando hacia atras“… Son bebés, no opinan sobre su seguridad, no? ¿Y de verdad sabemos que prefieren ir mirando hacia el sentido contrario? Solemos ser nosotros quiénes opinamos desde nuestro punto de vista adulto.
Cristina nos hizo un apunte bastante gracioso, ¿cuántos de nosotros recordábamos ir en el coche de niños, de rodillas mirando por la ventanilla de atrás y saludando? Todos. Aburridísimo mirar hacia atrás, ¿no?
.
– No me cabe
La sillas ACM ocupan bastante sitio, es verdad, pero ahora en el mercado hay ya bastantes modelos y raro será no dar con el que se adapte a nuestro coche.
Lo mismo, si hacemos una búsqueda rápida en internet veremos muchos modelos de coche con sillitas hacia atras que caben sin problema, es otro prejuicio más.
.
Como vemos, todos los argumentos son rebatibles, además de que en mi humilde opinión, los beneficios son mucho mayores a los pretendidos inconvenientes de la contramarcha.
Lo tengo claro, la seguridad cuenta más y me importan menos estos argumentos.
No sé si a vosotros también, pero lo cierto es que he tenido alguna que otra conversación sobre esto y no he sido capaz de persuadir del todo. Espero que con el post sí lo consiga.
.
.
Así que llegamos por fin, al final.
Suponemos que ya tenemos claro que queremos una silla a contramarcha. ¿Qué tenemos que conseguir? Simplemente estos tres puntos:
.
  • Correcta elección
  • Correcta sujeción
  • Correcta instalación
Evitemos comprar sin ver. Vayamos a una tienda en la que nos asesoren bien, vayamos con nuestro coche, y con nuestro peque.
Que nos la enseñen a poner, que nos aseguremos de que va bien, que se adapta a nuestro niño…
.

Informémonos lo máximo posible antes de esta importantísima compra.

.
Y ya acabamos dejando unos enlaces para completar la info.
.
Hay más, la red está llena de información sobre la contramarcha, en muchos idiomas, es ya una preocupación global, y por lo que estamos viendo yo me aventuro a decir que dentro de unos años va a ser impensable ir de otra forma, y posiblemente, no estará permitido.
.
Aquí ya empezamos con unos tímidos 15 meses, con la normativa nueva, y “recomendado” el tiempo máximo posible según DGT. Espero que pronto se amplíe como acaba de ocurrir en EEUU a 2 años, o como ocurre en los países nórdicos, a 4.
mapfre ACM

Click para agrandar

Un informe de Mapfre, del 2011, para que veais que no es algo de antesdeayer. Es muy completo y conviene leerlo.
.
.
Nuestros vecinos también se lo están planteando ya 🙂 Dos à la route: http://test-siege-auto.fr/siege-auto-dos-a-la-route/  o
.
Este vídeo hace un buen resumen (aunque está en inglés), y lleva muchas imágenes de niños grandecitos ACM. Para los incrédulos.
.

.
Los links que ya os dejé, los vuelvo a añadir:

Facebook de acontramarcha  https://www.facebook.com/acontramarcha/

Sobre el Plus test http://retensioninfantil.blogspot.com.es/2013/03/suecia-vs-el-mundo-el-plus-test.html#more

Un buen post de Vanesa Piñeiro para entrar en el tema de a contramarcha http://unamadrecomotu.com/ninos-sillas-coche-contramarcha/

Post sobre un tipo de sillas, las de cojín o escudo, con muchos datos. http://www.laboratoriodemama.com/2016/02/17/el-escandalo-de-las-sillas-con-cojin-o-escudo-frontal/

 (Actualización, añadimos un link más, no dejéis de leerlo “La lección de vida de Gabriel el Vikingo“, en El Mundo)
.
Para acabar ya, sólo añadir una imagen acompañando a la frase con la que acabó esta charla, en la que se nos convenció de que la seguridad de los peques está en nuestras manos, no en las de una marca.

 

contramarcha


Mónica Anchelergues. Mamá de un pequeño terremoto que vino a mi mundo en 2011, y un bebé, el nuevo, de 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detras de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

  1. […] Barroso dando una charla sobre porqué había que ir a contramarcha siempre. Os animo a que leáis el fantástico resumen que hizo Mónica de Con peques en Zaragoza que también asistió ya que ahí se explica con pelos y señales la parte técnica, esa que siempre me cuesta a […]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies