Con peques en Zgz ©2017

Conciliación, esa utopía.

Escrito por Mónica

Hace tiempo que quiero escribir sobre la conciliación, tema omnipresente y recurrente en la vida de casi todos los padres, por la sencilla razón de que aún no lo tenemos resuelto.

He escrito y reescrito, porque me gusta exponer un tema habiendo leído mucho y contrastado distintas opiniones, pero ya está, lo dejo, no hay mucha más vuelta de hoja. No es un tema tan sesudo y no es tan complicado encontrar el por qué necesitamos conciliar.

La conciliación es un derecho de los niños, de las personas que van a formar la sociedad del futuro próximo. Y se lo debemos. Nos lo debemos.

Creo que siempre andamos a vueltas con los derechos de las madres a cogerse horas de lactancia, los de los padres para compartir las bajas por maternidad, los derechos de las mujeres que quieren seguir con su vida laboral sin descuidar el cuidado y educación de sus hijos, pero quizás todo se vea más claro cuando quienes tienen que decidir, legislar o lo que sea, y la sociedad en general vean con claridad que los derechos que nos estamos jugando son los de los niños.

Un niño, como adulto en proceso de formación tiene derecho a tener cubiertas sus necesidades de afecto, compañía, protección… Necesita pasar tiempo con sus padres, necesita que le cuiden, que jueguen con él. El juego es el aprendizaje de la vida.

Pasando tiempo juntos

Pasando tiempo juntos

¿Por qué se nos olvida todo esto?

¿Por qué estamos derivando hacia una vida cada menos humana y más centrada en las necesidades de las empresas?

La definición de empresa afirma que ésta es una organización, institución o industria, dedicada a actividades o persecución de fines económicos o comerciales, para satisfacer las necesidades de bienes o servicios de los demandantes.

Vale, ¿los demandantes quiénes son? Los clientes, los clientes son personas, personas somos todos. Las empresas tienen que estar a nuestro servicio, no al revés.

Me he oído decir a mi misma que la maternidad ha cambiado mi punto de vista sobre el tema radicalmente, también se lo he oído a más gente, cuando tienes hijos empiezas a darte cuenta de lo que es verdaderamente importante. No todos somos padres, pero todos hemos sido niños (aunque con algunos parece algo imposible…).

Estaría muy bien poder tener el recuerdo de cuando teníamos 6 meses y dormitábamos apoyados en el pecho de mamá, calentitos y seguros. Lástima que no recordemos nada o casi nada desde antes de cumplir 3 años. Puede que viéramos las cosas de una manera muy distinta.

Vamos a dejar de pensar sólo en términos de productividad, economía, etc por una vez. O hagamóslo, pero con más amplitud de plazo. Un sencillo ejercicio de empatía (ponerse en el lugar del otro).

Productividad, ¿lo de trabajar por objetivos es sólo sobre el papel? Hay gente que en seis horas hace lo que otros hacen en ocho, ¿por qué sí alguien te pide una reducción y estabas pensando en darle un ascenso te echas atrás? ¿No es tan bueno? ¿De verdad que si acude al centro de trabajo dos horas menos que ahora ya no será capaz de cumplir sus objetivos?

Los niños no son esos entes irreales que hacen que los padres trabajen menos, son personas de verdad. Tú fuiste niño:

Cuando una madre te pide ejercer su derecho a la reducción de jornada para cuidar de sus hijas y tú piensas “vaya morro tiene, a trabajar menos horas y a vivir la vida”, ¿puedes recordarte a ti mismo cuando tenías 5 años y esperabas ansioso a que llegara tu padre del trabajo no demasiado cansado para jugar juntos 5 minutos antes de irte a dormir?

Tienes una empresa de chuches. Tus clientes finales mayoritarios son los niños. Necesitas muchos niños que te compren mucho. ¿Por qué pones trabas a que una mujer embarazada siga trabajando en tu empresa? Necesitas que esa mujer gane dinero para que le de la propina a su niño y te compre tus chuches, ¡melón!

Ese o esa que ante una baja de maternidad + lactancia dice cosas tan brillantes como que es una irresponsabilidad hacia la empresa (oído en uno de mis trabajos sobre una compañera que acababa de dar a luz), ¿qué tipo de fotos tienes en tu facebook y álbumes personales? ¿Fotos en la ofi, con el ordenador, con el archivador, sonriendo junto al fax? ¿O tienes fotos de cumpleaños, viajes, de los sobrinos, del perro, de la paella del domingo? Espero que de la segunda opción… No sé si habrás leído (o visto) Cuento de Navidad de Dickens, pero por ahí van los tiros.

En serio, los niños son el futuro, nuestro futuro como especie y como sociedad:

Ese niño que hoy baja por el tobogán dando alaridos que tanto te molestan, quizás sea el cirujano que te opere la cadera cuando seas un anciano.

La conciliación de la vida familiar y la laboral es algo bueno para todos, no es un escollo para las empresas. Y con voluntad se puede conseguir un equilibrio razonable. ¿No creéis?

Para acabar, os dejo un link a un informe de UNICEF sobre el tema, y recomiendo su lectura y su difusión. Algún día algo cambiará, aunque para nuestra generación ya vamos tarde, puede que la de nuestros hijos lo vea:

Derechos del niño y principios empresariales, Unicef

.

……………….

(Actualización diciembre 2015) Os dejo link a una entrevista en la que hablo un poco sobre conciliación desde mi posición de freelance  http://nonabox.es/blog/madre-trabajadora-freelance/


Mónica Anchelergues. Mamá de un pequeño terremoto que vino a mi mundo en 2011, y un bebé, el nuevo, de 2015. Publicitaria y marketiniana, trabajando dese el siglo pasado en el mundo online, soy una de las mamás que está detras de conpequesenzgz. También comparto piso con una gata y una perrita.

RELATED POST

  1. Muy de acuerdo contigo. Tristemente lo he tenido que vivir en mi trabajo en dos ocasiones ya, y aunque al principio pensaba que podía ser posible ser madre y estar bien reconocida en el trabajo, cada vez veo más que ese reconocimiento se quedará en una palmada en la espalda porque la realidad es que esos que te felicitan piensan que no das todo lo que podrías por el trabajo y que prefieres pegarte la vida como ya he tenido que oir. No sé si de sus padres recibieron lo mismo o no, yo afortunadamente tuve a mi madre conmigo 24×7 y solo puedo darle las gracias por todo lo que ha hecho por mí, tanto a ella como a mi padre.

    El hecho de que te obliguen a trabajar y sentarte en tu puesto 10 horas es lo que me cabrea del asunto, espero que se revolucione esta manera de pensar de alguna forma porque estamos hipotecando lo más importante, el cariño a los más pequeños.

    Gracias por escribir sobre el tema, es un desahogo leerte al menos!
    Besos

    • Monica
      Monica

      14 noviembre

      Me da mucha rabia cuando conozco casos como el tuyo, y es que los hay a cientos. Exigencias de meter horas sin evaluar si realmente son todas productivas, horarios demenciales que no permiten vivir, el mirar mal a las madres que quieren reducir jornada, y ya ni te cuento cómo se mira a los padres que tienen la osadía de pedir lo mismo.
      En mi primer trabajo en Madrid lo normal era salir a las diez de la noche de la oficina (a veces más), y el 90% de los días más de la mitad de la jornada no se aprovechaba, pero como era una agencia de publicidad y aquí se “curra” mucho y somos muy masocas, se hacía. Entonces no tenía hijos, pero es que no tenía tiempo para hacer eso que tenemos que hacer, vivir. Sinsentidos. Nos engañan. Y tragamos.

      Muchas gracias por comentar. Y ánimo!!

  2. Tukapatata

    14 noviembre

    Muy cierto todo lo que dices… Ah! Y encima te vas a trabajar con un sentido de culpabilidad tremendo por dejar al enano cuando aún es bebé. Pero lo peor es que,para demostrar que llegas a todo,haces lo imposible y,qué consigues? Qué no llegas a nada! Mal como madre/padre porque no tienes el tiempo necesario para estar con ellos,mal en el trabajo porque la cabeza de vez en cuando se te va al niño y a su gastroenteritis o sus mocos,mal con la pareja porque cuando llegas a casa estas de mal humor por la porquería de día que has llevado…….. Bueno,un círculo vicioso en el que nos hemos metido nosotros solitos por estar en esta maldita sociedad que nos incita tener de todo cuando no necesitamos nada en realidad….bueno,sí: necesitamos TIEMPO para nuestros hijos!

  3. Sha

    15 noviembre

    Aún falta mucho para los que se tienen que concienciar lo hagan.
    Con este momento tan malo lo de pedir más ayudas a maternidad, paternidad, fomento de la natalidad puede parecer osado, pero si se contempla como lo que es, una inversión a largo plazo saldríamos todos ganando. Las empresas no tienen que cargar con los gastos que la maternidad deriva, si para ellas no fuera un obstáculo lo verían de otro modo. Pero queda tanto por hacer… También supondría un cambio el que se viera con buenos ojos que los padres compartan toda esta conciliación y que no sean sólo las mujeres. Pero como dices, está aún peor visto el que un papá se quiera acoger a una reducción, o a un cambio de horario para cuidar a sus hijos.
    Gracias por escribir sobre el tema, poco a poco se irá logrando.

  4. Yo (+ ó -) concilio

    15 noviembre

    Creo que la conciliación es un tema muy muy complicado, pero de alguna manera hay que hacerlo, alguna fórmula mágica habrá! no?
    Yo no me puedo quejar en ese sentido, tenía jornada partida de 8 horas y pude cambiarla por una jornada continua de 6h. Aún así los pequeños tienen que ir a ‘madrugadores’, quedarse a comer en el comedor y algún día hacer alguna extraescolar para apurar horarios (pero bueno a partir de las 5 soy toda suya).
    Otra cosa a tener en cuenta: el colegio. No puede ser que papá y mamá tengan 2días de fiesta y los peques semana y media! ¿qué hacemos con ellos? Muchos tenemos que ‘hacer el pino’ esos días.
    Bueno, como se suele decir pasito a pasito…y lo conseguiremos.

    • Monica
      Monica

      20 noviembre

      Los horarios racionales son otro de los frentes de batalla en este tema. Queda tanto por hacer y por mentalizar.. Gracias por comentar

  5. Rosana

    20 noviembre

    Queda mucho por hacer… Yo me he reincorporado hace 2 meses y cuando me quejo un poquito siempre me dicen lo mismo: “todo el mundo tiene niños”, “es lo que toca”, “pues como todos”… O barbaridades como “pues el mío está 10 horas en la guarde desde los 4 meses”.

    Con estas actitudes poco avanzaremos 🙁

  6. Paz

    21 noviembre

    Esto cambiará cuando se tenga en cuenta esto en la organización del trabajo:
    1- no se trata de conciliación de los padres con sus hijos, sino de las personas con su vida (deporte, aficiones,…), ciclo que se realimenta en mejores trabajadores porque se les da la oportunidad de desarrollarse.
    2- horarios y vacaciones racionales, es decir, pensados para poder llevar a cabo el punto 1.
    3- fuera la cultura de calentar la silla, salir mil veces a fumar, tomar café o pensar en otras cosas

  7. Me ha encantado tu punto de vista sobre el tema. Yo cumplo hoy mis primeros 16 días de baja de maternidad que según mi jefa son 4 meses de vacaciones pagadas en las que me debería dar vergüenza sobrecargar a mis compañeras de trabajo por mi ausencia injustificada.

  8. D.C.

    6 diciembre

    Muy de acuerdo en todo. Yo soy mi propio jefe, y mi trabajo es basicamente con un ordenador, así que podría pensarse que es fácil conciliar, pero a parte de meses que vas peor de facturación y hay que buscar trabajo debajo de las piedras, tienes el factor cliente. Muy tiranos a veces. Y con mentalidad muy extendida en el mercado laboral de echar horas sin conocimiento, o reuniones que no sirven para mucho pero que parecen más importantes si se alargan 3 horas (y mejor por las tardes, claro), para debatir temas que se podrían haber solucionado en 20 minutos o en unas llamadas de teléfono. O los “quedamos para hablar del tema comiendo”. Emails que se reciben los viernes a las 7 de la tarde pidiendo cosas urgentísimas para mañana y ya ni te cuento la modita del wassap, que los que no tenemos doble teléfono, cuando das al cliente el móvil lo primero que deben hacer es mirar si tienes wassap para mandarte mensajes urgentísimos a cualquier hora del día-noche.

    De productividad en este país poco sabemos, porque la relacionamos con horas y horas cuando no tiene por qué ser así. Y hay que replantear un poco las prioridades en toda la sociedad en general. Algunos queremos tener vida y trabajar para vivir, no al revés

  9. Marela

    17 febrero

    Es que parece que la gente sólo piensa que como son bebés no se van a enterar, y no es así. No lo van a recordar, pero les está formando y dando unas bases sólidas. Cuanto mayor tiempo de calidad les demos, mejor para ellos. Crecerán más equilibrados.
    He llegado a este post siguiendo la estela del #concilia13F

    • Monica
      Monica

      18 febrero

      Claro, y es bueno para la sociedad entera, pero no lo ven, no saben mirar más allá. Mucho camino aún por recorrer. Gracias!

  10. […] paso el día currando”. – Mónica Anchelergues – Las mamás de con peques en zgz. “Conciliación, esa utopía”. – Noni Medina – Con M de Mamá. “Conciliación, empatía, responsabilidad y […]

  11. […] que han dedicado entradas en sus espacios a este tema. De entre ellos, voy a resaltar el de Mónica Anchelergues porque hace hincapié en algo que casi siempre se nos olvida respecto a este tema: la […]

  12. […] blogueras que han dedicado entradas en sus espacios a este tema. De entre ellos, voy a resaltar el post de Mónica Anchelergues porque hace hincapié en algo que casi siempre se nos olvida respecto a este tema: la conciliación […]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies