Con peques en Zgz ©2017
READING

Flotadores de cuello para bebés, ¿una buena idea?...

Flotadores de cuello para bebés, ¿una buena idea?

Un post escrito por Pilar Naval, experta en seguridad acuática infantil y una de las responsables de #OjoPequealAgua

flotador cuello bebe

Llega el verano y como cada año mis paisanas, las mamis de Con Peques en Zaragoza, nos piden consejos para prevenir ahogamientos y disfrutar del agua y de los niños.

En esta ocasión nos preguntan por los flotadores de cuello para bebés… afortunadamente no nos estábamos viendo cuando llegó la pregunta porque nuestro gesto hubiese sido un absoluto spoiler de lo que vamos a contaros ahora.

¿Pero qué invento es éste?

Como todos sabéis no dejan de aparecer nuevos flotantes, desde la rueda de tractor de toda la vida, pasando por todo tipo de colchonetas, flamencos, manguitos inflables, cinturones, flotadores con tirantes, burbujas, churros… y otros tantos elementos supuestamente dedicados a proporcionar flotabilidad (no seguridad, solo flotabilidad)

Como no teníamos suficiente variedad, ahora se han puesto de moda los flotadores de cuello para bebés, sí… esa especie de aro que queda totalmente ajustado al cuello del bebé y al que nos cuesta encontrar utilidad.

Ya imagináis que no nos gustan demasiado, como todos los flotantes por otro lado. Por eso de la falsa seguridad y la confianza en un juguete, no en un sistema de seguridad.

Típica frase que se repite siempre después de un accidente en el agua… “pero si llevaba flotador (manguitos,churro, burbuja….)”

Repetimos una vez más:

NINGÚN FLOTADOR, REPETIMOS, NINGÚN FLOTADOR PROTEGE FRENTE AL AHOGAMIENTO

Tampoco lo hacen estos aros flotantes de cuello que se han puesto de moda últimamente, pero vamos a ver que son y de donde salen:

Los flotadores de cuello para bebés fueron inventados por una profesora de natación especializada en niños con discapacidad o retraso en el desarrollo psicomotriz para ayudarles a mantenerse a flote.

Utilizados siempre por profesionales y de materiales no lesivos, muy ligeros pero que pueden sostener hasta 25 kilos y, por supuesto, siempre, siempre bajo supervisión en pequeñas piscinas con absoluto control del especialista.

Unos años después se han puesto de moda en spas para bebés y otras instalaciones pero ya no hablamos de los mismos materiales, ni de los mismos profesionales, ni de los mismos niños.

Ahora se fabrican en plástico hinchable como los flotadores comunes (alguno de ellos con rebabas incluidas), los utilizan padres y madres sin ningún tipo de información con peques sin ningún problema psicomotriz diagnosticado que aconseje su uso.

Y se usan para… no sabemos muy bien para que, a no ser que sea para que los padres se sientan más cómodos y crean que sus hijos están seguros.

Y no, no están más seguros, empezando porque el lugar más seguro para un bebé en el agua son los brazos de papá y mamá, pero además hay otras razones que los desaconsejan:

1.- La primera porque cualquier sistema que nos proporcione tranquilidad cuando hay niños bañándose, es contraproducente. Si hay pequeños en el agua tenemos que estar alerta, más que nunca. Vigilando permanentemente.

2.- La segunda porque nunca un sistema de flotación protege frente al ahogamiento, NINGUNO (ni manguitos, ni churro, ni flotador, ni flotador de cuello, ni siquiera el chaleco aunque nos guste algo más)

3.- La tercera porque los flotadores de cuello que se comercializan suelen ser hinchables y como todos los inflables puede deshincharse, pincharse

4.- La cuarta porque es complicado escoger la talla exacta, si es demasiado grande el peque se colará por debajo, si es un poco pequeño podemos dañar los músculos y ligamentos de su cuellecito

5.- La quinta porque los mantiene en posición vertical, una postura incómoda que no les ayuda a familiarizarse con el agua y experimentar en ella, a moverse con naturalidad, a buscar la posición horizontal que necesitamos para aprender a nadar

Y no menos importante:

Porque todo el tiempo que el bebé permanece con el aro en el cuello, no está en brazos de papá o mamá, interactuando con ellos y disfrutando del agua en familia

Nuestra recomendación es que aprovechéis el tiempo de estar en el agua para jugar con ellos y abrazarlos, ya llegará el momento de aprender a nadar y utilizar flotantes conforme vaya creciendo.

Recuerda: tengan la edad que tengan, sepan o no sepan nadar, lleven o no lleven flotador… no dejes de vigilarles ni un momento. Siempre OjOPequeAlAgua y mientras puedas (crecen muy rápido) a un brazo y abrazo que nos gusta decir a nosotras.

Pilar Naval


RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

INSTAGRAM
Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies